"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

LAS TRES DIMENSIONES DEL GRAN CAMBIO

La mayoría de nosotros estamos involucrados, de alguna forma u otra, en alguna de estas tres dimensiones. Todas ellas son parte de un mismo proceso de transformación colectivo. Al explicarlo en los talleres del Trabajo que Reconecta, solemos dibujar estas tres dimensiones como tres círculos solapados formando algo así como un átomo. Al leer la explicación de cada una de ellas nos damos cuenta que no estamos sólos, y que nuestros pequeños esfuerzos personales resuenan en un organismo de cambio global más amplio y potente.



LAS TRES DIMENSIONES

1. Acciones para frenar la destrucción de la Tierra y sus seres.

Quizás esta es la dimensión mas visible del Gran cambio, las acciones llevadas a cabo en esta dimensión incluyen todo el trabajo político, legislativo y legal para reducir la destrucción. También incluye acciones directas: barricadas, boicots, desobeciencia civil y otras formas de rechazo. Algunos ejemplos:

- Documentar y difundir los efectos de la Sociedad de Crecimiento Industrial en la biosfera y en la salud humana.
- Presionar y/o protestar en contra de la Organización Mundial del comercio y los acuerdos internacionales de libre comercio que ponen en peligro ecosistemas y son un atentado contra la justicia social y económica.
- Desvelar, difundir y hacer públicas las irregularidades y las prácticas poco éticas de las corporaciones.
- Bloquear y organizar vigilias en lugares de destrucción ecológica, como por ejemplo en bosques primitivos bajo la amenaza de la tala a hecho, lugares de futuros campos de golf y especulación urbanística, o vertederos de basura nuclear.
- Bancos de semillas.


El trabajo en esta dimensión nos hace ganar tiempo. Salva vidas, ecosistemas, especies, culturas; ayuda a preservar la biodiversidad genética, para la sociedad sostenible que ya esta en marcha. Pero esta dimensión, por sí sola, es insuficiente para hacer surgir esa sociedad.

2. Análisis de las causas estructurales y creación de alternativas.

La segunda dimensión del Gran Cambio es igualmente crucial. Para liberarnos a nosotros mismos y a nuestro Planeta de la daño causado por la Sociedad de Crecimiento Industrial, debemos comprender su dinámica.

¿Cuáles son los acuerdos tácitos que crean una riqueza obscena para unos pocos y al mismo tiempo condenan a la miseria al resto de la humanidad? ¿Cuáles son las causas entrelazadas que nos obligan a participar en esta insaciable economía que usa nuestra Tierra como almacén de suministros y cloaca?

La panorámica no es agradable, y requiere valentía y confianza en nuestro propio sentido común para poder ver las cosas con realismo. El trabajo en esta dimensión consiste en desmitificar la economía global. Cuando sabemos cómo funciona este sistema, sentimos menos tentaciones echar todas las culpas y demonizar a políticos y ejecutivos de corporaciones que son tan esclavos del sistema como nosotros.

Podemos ver el poder de la Sociedad Industrial de Consumo pero también vemos su fragilidad, y la dependencia de su poder en nuestra obediencia y lo destinado que esta este sistema a devorarse a si mismo.
Además de aprender como funciona el sistema actual, también tenemos que crear alternativas estructurales. En innumerables localidades, como brotes que germinan en los escombros nuevas formas sociales y económicas están emergiendo.

No esperamos a que los políticos nacionales o federales se pongan en marcha, nos organizamos y somos nosotros los que emprendemos acciones en nuestras propias comunidades. Fluyendo de nuestra creatividad y colaboración en nombre de la vida, estas acciones pueden parecer marginales, pero en ellas residen las semillas para el futuro. Algunas de las iniciativas en esta dimensión son:

- Enseñanzas y grupos de estudios sobre la Sociedad de Crecimiento Industrial.
- Estrategias y programas para la defensa basada en la ciudadanía y la no violencia.
- Reducción de la dependencia de combustibles fósiles y nucleares y la conversión a fuentes de energía renovables.
- Formas de vida colaborativa, como viviendas compartidas o eco-aldeas.
- Huertos comunitarios, cooperativas de consumidores, agricultura comunitaria, restauración de cuencas hídricas, monedas locales...


3. Cambio de Consciencia

Estas estructuras alternativas no pueden arraigar y sobrevivir sin unos valores profundamente integrados en nuestro sistemas de creencias que las sostengan. Estos valores deben reflejar cómo queremos relacionarnos con la Tierra y los unos con los otros. Requieren, en otras palabras, un cambio profundo en la percepción de nuestra realidad y ese cambio esta sucediendo ahora, en forma de revolución cognitiva y despertar espiritual.

La comprensión y experiencias que nos permiten hacer este cambio están en proceso de aceleración y tienen muchas formas. Surgen del dolor que compartimos por nuestro mundo, mostrándonos la mentira del viejo paradigma de individualismo y el crecimiento y progreso ilimitado, el paradigma de un yo separado de lo demás.

Esta comprensión surge también como respuesta de nuevos descubrimientos científicos que van mas allá del reduccionismo y el materialismo, dando paso a la evidencia de un Universo vivo. Y surge también del redescubrimiento de tradiciones espirituales, que nos recuerdan que nuestro mundo es un Todo sagrado, que se merece adoración y servicio.

Las diferentes formas e ingredientes de esta dimensión incluyen:

- Teoría de sistemas vivos.
- Ecología profunda y movimientos de ecología de amplio espectro.
- Teología de la liberación y espiritualidad de la creación.
- Budismo comprometido y corrientes similares en otras tradiciones.
- El resurgir de tradiciones chamánicas.
- Ecofeminismo y ecopsicología.
- Movimientos por una vida sencilla...

Las comprensiones a las que llegamos en la tercera dimensión del Gran Cambio, nos previenen de sucumbir al pánico o a la parálisis. Nos ayudan a resistir la tentación de enterrar nuestras cabezas en el agujero, como las avestruces, o de dirigir nuestra ira los unos a los otros, buscando chivos expiatorios hacia los que dirigir nuestro miedo o nuestra ira.

Traducido de la página de Joanna Macy.net.