"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

ENTRENAMIENTOS DE LA PLENA CONSCIENCIA

En Plumvillage, el centro de práctica Zen en el que estuve viviendo un año, una de las principales enseñanzas son los Entrenamientos de la Plena Consciencia, que son las bases éticas del Budismo, en su origen llamados preceptos, pero redefinidos como "entrenamientos" por la tradición de Thich Nhat Hanh, cómo algo en lo que hay que trabajar día a día, como el hace algún deporte de competición.
Para describir lo que significan se utiliza muy a menudo el símbolo de las estrellas.
Los entrenamientos, como las estrellas nos indican el camino, quizás están a miles de años luz de nuestra experiencia en la actualidad, pero sin ellas nos perderíamos en la infinitud del cosmos, nos perderíamos en nuestro propio sufrimiento, causando cada vez más sufrimiento, estáríamos desprotegidos y expuestos.


Los entrenamientos son estrellas que nos guían.

Muchos de los que hemos nacido en esta parte de la Tierra, dónde habitó un precioso ser humano llamado Jesús y que a raíz de sus enseñanzas (tergiversadas) se construyeron fastuosos imperios de dominación; muchas veces nos sufrimos y nos culpamos por el simple hecho de no estar ya establecidos y flotando dentro de las propias estrellas, nos sentimos mal porque todavía estan muy lejos, y la visión de un viaje tan largo nos resulta desesperante y fatigosa, por no decir interminable.
Personalmente, creo que esto es algo con lo que tenemos que trabajar en profundad, nosotros que hemos nacido en esta parte de la Tierra. Creo que muchos de nosotros tenemos la necesidad y la tarea de aprender a disfrutar de la lejanía de las estrellas, aprender a disfrutar del camino y aprender a disfrutar de simplemente caminar; eso sí, con pasos (a veces pasitos) firmes, estables y procurando no retroceder demasiado, pero al fin y al cabo caminando.


Aquí os presento los 5 Entrenamientos:



PRIMER ENTRENAMIENTO DE LA PLENA CONSCIENCIA

Consciente del sufrimiento causado por la destrucción de la vida, me comprometo a cultivar la compasión y a aprender formas de proteger la vida de las personas, animales, plantas y minerales. Tomo la firme determinación de no matar, no dejar que otros maten y no tolerar ningún acto de muerte en el mundo, ni en mi pensamiento, ni en mi forma de vida.



SEGUNDO ENTRENAMIENTO DE LA PLENA CONSCIENCIA

Consciente del sufrimiento causado por la explotación, la injusticia social, el robo y la opresión, me comprometo a cultivar amabilidad, bondad y a aprender formas de trabajar por el bienestar de las personas, animales, plantas y minerales. Practicaré la generosidad compartiendo mi tiempo energía y recursos materiales con aquellos que estén necesitados. Tomo la firme determinación de no robar y no poseer nada que pertenezca a otros. Respetaré la propiedad de los demás, pero impediré que otros se aprovechen del sufrimiento humano o del sufrimiento de otras especies de la Tierra.


TERCER ENTRENAMIENTO DE LA PLENA CONSCIENCIA

Consciente del sufrimiento causado por una conducta sexual irresponsable, me comprometo a cultivar la responsabilidad y aprender formas de proteger la seguridad e integridad de los individuos, las parejas y la sociedad. Tomo la firme determinación de no involucrarme en relaciones sexuales sin amor y sin un compromiso a largo plazo. A fin de preservar mi propia felicidad y la felicidad de los demas, tomo el firme compromiso de respetar mis compromisos y los de los demás. Haré todo lo que esté en mi mano para proteger a los niños de abusos sexuales y para evitar que parejas y familias se rompan a causa de una conducta sexual irresponsable.


CUARTO ENTRENAMIENTO DE LA PLENA CONSCIENCIA

Consciente del sufrimiento causado por un habla irreflexiva y la incapacidad de escuchar a los demás, me comprometo a hablar con amor y a escuchar con atención para aportar alegría y felicidad a los demás y aliviar su sufrimiento. Sabiendo que las palabras tienen el poder de provocar felicidad o sufrimiento, me comprometo a hablar con veracidad, pronunciando palabras que inspiren autoconfianza, alegría y esperanza. No difundiré noticias de las que no esté seguro ni criticaré o condenaré nada de lo que no tenga certeza. Me abstendré de pronunciar palabras que puedan causar división o discordia, o ser susceptibles de provocar la separación de la familia o la comunidad. Estoy decidido a hacer todo lo posible por reconciliar a las personas y resolver todo tipo de conflictos, por pequeños que sean.


QUINTO ENTRENAMIENTO DE LA PLENA CONSCIENCIA

Consciente del sufrimiento causado por el consumo irreflexivo, me comprometo a conservar en buen estado la salud tanto física como mental, la mía propia, la de mi familia y la de mi sociedad, mediante la práctica de comer, beber y consumir de forma consciente. Prometo consumir únicamente productos que preserven la paz, el bienestar y la alegría en mi cuerpo, en mi consciencia, y en el cuerpo y consciencia colectivos de mi familia, de la sociedad y del planeta. Estoy decidido a no consumir alcohol ni ninguna otra sustancia intoxicante, ni a ingerir alimentos u otros productos que contengan toxinas, como algunos programas de televisión, revistas, libros, películas o conversaciones. Soy consciente de que dañar mi cuerpo o mi consciencia con estos venenos es traicionar a mis antepasados, a mis padres, a mi sociedad y a las generaciones futuras. Trabajaré para transformar la violencia, el miedo, la ira y la confusión en mí mismo y en la sociedad, llevando una dieta adecuada para mí y para mi sociedad. Comprendo que una dieta adecuada es primordial para la transformación de uno mismo y de la sociedad.