"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

TIERRA ALMA Y SOCIEDAD (Segunda Parte)

Aquí va la segunda parte de los apuntes...

Tenemos la idea de un Dios cómo un creador, un artista, un pintor que creo el mundo y después se fue ha hacer la siesta. En la iconografía hindú, dios se representa cómo una figura bailando. El que baila no puede separarse del propio baile. El que crea no puede separarse de la creación. Si el que baila deja de bailar, se acabó el baile.
La creación no es algo que sucedió en un pasado lejano, es algo que continúa sucediendo en cada momento. Otra idea de separación es entre Dios y el Mundo. No hay tal separación. Dios continúa bailando.


El cristianismo no ha sido siempre tan dualista, tuvo que haber una readaptación de paradigma que ha desencadenado la colonización y el saqueo de la Tierra hasta nuestros días. En un momento dado, se dejó de considerar a la Tierra cómo algo divino, algo sagrado. Si ya no era divina, entonces podríamos saquearla y apropiárnosla, podríamos cercarla y ponerle precio. Las cazas de brujas en la Edad Media, uno de los genocidios menos comentados de la historia, fueron en realidad exterminios de mujeres, comadronas, pueblos conectados con la sabiduría de la Tierra, gente que conocía los secretos de la biodiversidad y que sabía cómo sanar a través de plantas, gente que hacía rituales de conexión con la Tierra.

EDUCACIÓN:

En la escuela Shoumacher, fundada en parte por Satish Kumar, un día a la semana, los niños salen al jardín, al huerto y experimentan y aprenden; cocinan su propia comida, hacen pan. La educación es experiencia. Si en todas las Universidades tuviéramos un día de experiencia en la naturaleza podríamos educarnos en una economía basada en la ecología. El conocimiento de por sí no es sabiduría. La sabiduría llega al poner el conocimiento en práctica al tener la experiencia del conocimiento. Podemos saber cómo hacer fuego (conocimiento) pero quizás no sabemos cómo utilizarlo correctamente (sabiduría).

Vandana Shiva:

Dharma es vivir de una forma apropiada con la Tierra, el Alma y la Sociedad. El Dharma esta en nuestra vida diaria, es un baile. En sánscrito la palabra para economía es la misma que para ecología, no hay una diferenciación. Debemos aprender cuando es suficiente. ¿Cuanto es suficiente? Saber cuanto es suficiente es la forma más alta de vida, esto lo dijo Gandhi.

Hay una oración en India: Dios, dame lo suficiente para que no pase hambre mi familia, ni nadie que me visite pase hambre. Esto es verdadera abundancia. Abundancia es conocer los límites de la Tierra y ser sostenibles dentro de esos límites, dentro de esos ciclos. Si no conocemos los límites podemos crecer, pero ese será un crecimiento que produzca escasez, en el mundo ha habido un crecimiento de producción en comida, pero al mismo tiempo hay una escasez extrema en regiones que antes eran fértiles y sostenibles. El crecimiento descomunal en este siglo esta desencadenando en la actualidad una convulsión extrema en el sistema vivo de la Tierra, y esto desencadenará una escasez y una des-estabilización descomunales. Siempre que hay un crecimiento o unas soluciones milagrosas, hay una escasez y unos problemas proporcionalmente equivalentes.

La revolución verde que introdujo la agricultura química en India, ha provocado un crecimiento muy cuestionable en producción de trigo y otros monocultivos, pero ha desplazado a poblaciones, contaminado ríos y suelos fértiles, y sumido en la pobreza y el hambre a gente que antes vivía de una forma sostenible y aprovechando la biodiversidad de sus regiones. Punjab, el estado dónde se produjo con más éxito esta implantación de la agricultura industrial, es uno de los más contaminados y con más tasas de cáncer.

El libre comercio fue creado sobre 1719 por el Reino Unido para controlar el mercado y la producción. Gandhi desafió al imperialismo británico volviendo a una economía familiar para fabricar tejidos: la rueca. Hasta hace muy poco millones de familias han subsistido de esta forma. Ahora en un plumazo, y sin que nadie se de cuenta, Ambani, el saqueador actual de la India ha destrozado este sistema de subsistencia, produciendo textiles baratos y contaminantes, con máquinas obsoletas y desfasadas que ha comprado a países desarrollados. Ambani controla la industria petroquímica, la energía, internet, telefonía móvil. Y necesita un ejercito privado para proteger sus intereses. Ha llegado a controlar los recursos y al mismo tiempo destruye sistemáticamente alternativas que amenacen su hegemonía.

40 millones de personas viven del comercio a pequeña escala en India. Es la llamada economía de la carreta, vendedores que ofrecen productos frescos del día casi a las puertas de tu casa. Esta es una democracia comercial, el comercio a pequeña escala es democrático. Wall-mart, una cadena de supermercados de USA quiere tener parte del pastel de la distribución de alimentos en India. Si llegara a imponerse, 40 millones de personas verían amenazado su modo de vida.

En India hemos pasado de las Vacas Sagradas a los Coches Sagrados, actualmente se ofrece dinero a la gente que logra atrapar una vaca y llevarla a un establo municipal. Antes si la vaca estaba en medio de la carretera, te esperabas. Ahora no.
Todo sistema económico saludable y robusto debe crecer de arriba abajo, de la localidad a la globalidad, no al revés. Hacer depender a la localidad de la globalidad es altamente insostenible, ineficiente y contaminante. No podemos esperar que la riqueza gotee de arriba, de la élite, nunca ha sucedido tal fenómeno. La riqueza y la abundancia surgen de economías locales sanas, diversas, fuertes y sostenibles.
Shakti es el término hindi para energía, muy ligado a la fuerza del trabajo humano.
Ahora vemos la energía cómo un producto que se crea en fábricas de hacer energía. Hay un crecimiento en producción de energía en fábricas y por máquinas, pero no hay un crecimiento en trabajo humano, en trabajo con nuestras manos.

Así mismo podemos tener crecimiento económico sin tener crecimiento en trabajo. La agricultura industrial proporciona crecimiento económico para unos pocos, pero no proporciona trabajo. Las tareas de la agricultura ecológica cómo cultivar la tierra, recoger madera, desbrozar a mano, sin herbicidas, crea verdadero trabajo, verdadera energía humana. Si dependemos del petróleo suprimimos mano de obra, creamos pobreza humana. Este es el paradigma de la producción actual, cuanta menos mano de obra y más producto cosechado mejor. este paradigma lleva a la pobreza y la escasez.

Pongamos cómo ejemplo un campo de maíz en USA, para producir una sóla caloría de maíz, necesita 10 calorías provenientes de productos petroquímicos, llámense fertilizantes, pesticidas, herbicidas, gasóleo para el tractor... ¿Es esta una producción eficiente?

Estamos comiendo petróleo, desde que se planta la semilla, hasta que crece la plante a base de fertilizantes, pasando por su procesamiento y transporte...
La comida se ha convertido ya hace tiempo en una mercancía. Ha entrado en el libre mercado y debido a esto se ha distanciado mucho de su camino a llegar a convertirse en un derecho humano esencial.
En China, 100.000 campesinos se revelan cada año por la situación agraria, en India no hay cifras exactas, pero se dice que un 40% de la población campesina se esta revelando.

La tecnología y el progreso han secuestrado nuestra mente. Nos han anestesiado. Los mitos de la publicidad, nos venden un mundo ideal de sonrisas de plástico.
Tierra, Alma y Sociedad tienen que ver con las conexiones que hacen que la vida sea posible.

El dinero no es riqueza. El dinero ha sido una invención humana, una forma de intercambio, una medida de la riqueza, pero no es la riqueza misma. La verdadera riqueza es la tierra viva y fértil, unas comunidades en armonía, la paz, el aire limpio, el agua limpia. El dinero puede tener su lugar en el mundo, es un invento que nos ayuda a intercambiar cosas de una forma relativamente sencilla, pero el lugar que tiene ahora y la importancia que ha adquirido deben cambiar.

Existen tres tipos de economías:

La economía de la Tierra, la economía de la Sociedad, y la economía del Mercado.
La economía de la Tierra debe ser la base de las otras dos, no al revés. El dinero se ha convertido en capital y el capital se ha convertido en un medio de poder, acumulación y dominación.

Dios se manipuló en un momento dado de la historia de la humanidad para hacerlo resistente al capitalismo.
En la actualidad el 70% del capital con el que se especula en el mundo no es real, es aire. No existe nada en el mundo real que materialice esa riqueza especulativa. En otros tiempos si que estaba el patrón oro, el capital tenía que ver con algo real, con el oro. En la actualidad no, esto nos ha llevado a la crisis en la que estamos en la actualidad.
Gandhi hizo una re-formulación de los pecados capitales: uno de ellos era el beneficio sin trabajo. La gente que especula e invierte en bolsa de alguna forma esta cometiendo este “pecado”.

En la ONU se manejan los índices de pobreza con la medida gente que subsiste con menos de 1$ diario. Esta es una medida un tanto desafortunada. Hay gente que quizás vive con menos de 1$ diario, pero tiene su bosque, su huerto, su pozo cercano, quizás utiliza el trueque cómo forma de vida... y tan solo necesita o.50$ al día para comprar otras cosas. En cambio, hay gente que vive con 15$ diarios pero vive en una chabola, el agua que consume esta privatizada, tiene que comprar harina importada, su comunidad ha sido desplazada por conflictos, vive en un ambiente contaminado... ¿Quién es realmente más pobre?

En India se sigue produciendo la compra de tierras a pequeños campesinos para ampliar los latifundios de monocultivos. Una organización de agricultores indios envió miles de postales al ministro de agricultura Indio, que les estaba intentando convencer indirectamente para que vendieran sus tierras. En las postales decía así: ¿Por cuanto vende a su madre? Para los agricultores la tierra es su madre, no esta en venta.
El groso de nuestra economía, para que realmente sea una economía de abundancia verdadera, sostenible y próspera, debe ser local. Gandhi promulgó un nacionalismo económico, en el sentido que decía que teníamos que consumir productos locales y nacionales antes que extranjeros, para combatir la miseria y la explotación de la Tierra.

La mejor forma de ayudar a los pobres no es dándole ayuda para su desarrollo, es quitándole el pie de la cabeza. “ Para aliviar la pobreza, roba menos, da más.”
Existe una oración en la India que dice así: “ Que la semilla nunca se agote!” Las semillas contienen dentro de sí el árbol y todos los árboles que nacerán en el futuro. Una semilla es infinita. El mijo en inglés es millet, recibe este nombre porque cada semilla produce un millón de semillas.

Las compañías transnacionales que se han enriquecido herbicidas y pesticidas, cómo Monsanto o Cargyl ahora, a través de la ingeniería genética, claman la propiedad intelectual de las semillas. Se quieren convertir en “vidatenientes”, una versión contemporánea de los “terratenientes”. Los vidatenientes controlan y hacen pagar una renta por cultivar las semillas de su propiedad, manipulan las semillas para que sean infértiles en una segunda generación, a través de un gen suicida, esta tecnología se denomina Terminator. Además prohíben guardar las semillas para el año próximo, algo que la humanidad ha estado haciendo desde tiempos inmemoriales.

Venden las semillas, cada año, venden los pesticidas y herbicidas, y también controlan los créditos que los agricultores tienen que adquirir para hacer estas compras cada año. La deuda de los agricultores aumenta cada año y al final llegamos a la cifra de 200.000 campesinos que se han suicidado bebiendo el propio herbicida que les vendieron cómo promesa de una vida mejor y más prospera.

Estas compañías están librando una batalla contra la evolución cultural de la humanidad, tan ligada a la agricultura. La oración de Monsanto es: “Que la semilla se agote cada año, y así cada año podré vender la semilla y hacerme rico”
Sobre el comercio de emisiones de CO2... Cuando alguien tiene un problema, no lo pone en el mercado para esperar que se solucione... La misma mentalidad que creo el problema no puede resolver el problema, es un problema de paradigma y de forma de pensar. Una visión cartesiana del mundo, como un máquina, como un mercado global. Lo peor de esta visión es que nos impide ver el milagro de la Vida.

El mecanicismo oculta la interconexión de todo con el todo en el universo.
Francis Bacon, el pensador del siglo XVI, creador del método científico dijo que la mejor manera de conocer a la naturaleza es violándola. Esta afirmación ha sido uno de los peores obstáculos para que veamos a la naturaleza, a la Tierra como nuestra madre, como algo sagrado. Y ahora, cambiar esta visión, significaría darnos cuenta que hemos estado violando a nuestra Madre. En un momento dado en la historia, se produjo una convergencia entre el libre comercio, el auge de la industria mecanicista y una iglesia cristiana masculina y dominadora. Se persiguió lo femenino, lo holístico, lo pagano.

Gandhi cada día rezaba unas oraciones, entre ellas, uno de esos versos era: “ Hazme cada día más femenino”.

El amor debe ser la motivación principal para nuestra acción positiva, no debemos movernos por el miedo o la ira, sino por nuestro amor. Al enfrentarnos a la destrucción y la dominación del mundo el amor y la reverencia a la vida debe ser lo primero.

Satish Kumar:

Tenemos que volver a experimentar la naturaleza, si nos desconectamos de ella, estamos huérfanos. La sociedad industrial mecanicista nos ha reducido a un engranaje económico-mercantil de producción. Debemos restaurar nuestra creatividad innata, en el día a día de nuestra vida. Utilicemos nuestras manos cómo si fueran un regalo divino para crear. Empecemos a crear y dejemos de consumir. Existe una alegría profunda al crear algo bello, esa alegría la perdemos cuando consumimos todo ya prefabricado, precocinado, prediseñado... Hay una diferencia entre ser un empleado y ser un creador. En cada estación la tierra produce abundancia. Las escuelas cómo sistemas que atrapan a los niños, los encierran y los separan del mundo. Sistemas que preparan a los niños para el mercado laboral, para el consumo.
Satish creó una escuela en su pueblo, para su hija y para otros niños del pueblo. Pensaron que el aula sería la cocina, allí los niños aprenden a cocinar, a hacer el pan, a fregar los platos de una forma bella y con armonía.

Algún día a la semana hacen excursiones a la naturaleza para experimentar el mundo de primera mano. Sin hacer fotografías y sin nada para apunta. Las fotografías y los textos son experiencias de segunda mano. Sin experiencia no hay sabiduría. El conocimiento más la experiencia nos aportan sabiduría. El conocimiento y la información en sí no son sabiduría.
Gandhi dijo: “ En el mundo hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no hay suficiente para satisfacer a codicia de una persona.” La Tierra no nos pertenece, nosotros pertenecemos a la Tierra.
La economía y la ecología son dos piernas con las que las civilizaciones pueden caminar. Si caminamos a la pata coja, sólo con la economía, no tardaremos en caernos.

Vandana Shiva:

El problema es que en la actualidad nos han cortado las dos piernas. Las finanzas y la Tierra tienen una relación asimétrica: la Tierra, los bosques, los océanos, se pueden convertir en dinero, pero el dinero no se puede convertir en bosques, peces, arroz...
Dentro de poco nos daremos cuenta de que no podemos comer dinero. Los nativos norteamericanos ya dijeron a los colonizadores ingleses: “ Sólo cuando hayáis destruido cada montaña, cada río, cada bosque, cuando el último pez haya muerto, sólo entonces os daréis cuenta de que el dinero no se come.”
La humanidad esta despertando, si no despertamos ya, quizás es mejor que desaparezcamos de la Tierra.

La gran mayoría de los conflictos en el mundos son conflictos de por la tierra, el caos humanitario en Darfur, se nos ha dicho que es un problema de integrismo religioso islamista. La realidad es mucho más compleja. Después de años de sequía los campos no dan a basto para subsistir, los campesinos coincide que son cristianos, los pastores errantes coincide que son musulmanes... La tierra y el agua esta en la base de este conflicto.

Podemos crear abundancia verdadera celebrando la diversidad y abandonando los monocultivos. Tratando a los alimentos cómo comida, no cómo mercancía. Prescindiendo del uso de combustibles fósiles y de dinero burbuja. Hemos estado comiendo petróleo, debemos dejar de comer petróleo y comenzar a comer comida de verdad. Para comer tenemos que volver a la naturaleza, y esto no sólo es posible, esta muy bien.