"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

CULTIVAR LA COMPASIÓN ANTE LA VIOLENCIA



EL CAMINO DE LA PAZ


Comunicado del Venerable Thich Nhat Hanh ante los atentados del 11 de septiembre de 2.001

Toda violencia es injusticia.

Replicar violentamente a la violencia constituye una injusticia, no solamente hacia el otro, sino también hacia uno mismo.



Replicar violentamente a la violencia no resuelve nada; esto sólo consigue crear una escalada de violencia, de cólera y de odio. Sólo la compasión nos permite abrazar la violencia y hacerla desaparecer. Esto no se aplica solamente en las relaciones entre individuos, sino igualmente entre las naciones.

Numerosas personas en América consideran a Jesucristo como su Señor, su ancestro espiritual y su maestro. En momentos como éstos, se hace imperioso que obedezcamos sus enseñanzas. Jesús no nos ha exhortado jamás a replicar violentamente a los actos de violencia. Más bien nos ha exhortado a emplear la compasión ante la violencia. Los preceptos del judaísmo caminan en la misma dirección.

Invitamos a los jefes espirituales de los Estados Unidos a tomar la palabra para volver a traer estas enseñanzas al espíritu de la nación americana y de su pueblo. Lo que importa ahora es reconocer el sufrimiento, abrazarlo y comprenderlo. Tenemos necesidad de calma y de lucidez para poder comprender nuestro propio sufrimiento, el sufrimiento de este pueblo y el sufrimiento del mundo. Es percibiendo la naturaleza del sufrimiento que sabremos el camino a tomar.

La violencia y el odio a los que hacemos ahora frente, han sido creados por la incomprensión, la injusticia, la discriminació n y la desesperación. Todos somos corresponsables del estado de violencia y de desesperación del mundo, por nuestra manera de vivir, de consumir y de administrar los problemas del planeta. Cuando hayamos aprehendido las causas de esta violencia, sabremos lo que es preciso hacer y no hacer para atenuarla en nosotros y en el mundo, para hacer emerger y alimentar la comprensión, la reconciliación y el perdón.


MONASTERIO BAT NHA



LA DISPUTA DE VIETNAM CON UN MAESTRO ZEN

SE VUELVE VIOLENTA

Por BEN STOCKING (AP Associated Press) 1 de agosto de 2009
HANOI, Vietnam —


La relación, en ocasiones peliaguda, del gobierno comunista de Vietnam con la libertad religiosa está siendo probada en un monasterio habitado por discípulos de Thich Nhat Hanh, uno de los maestros Zen más famosos del mundo.


Durante cuatro años, los monjes y monjas budistas del monasterio Bat Nha en el centro de Vietnam, han meditado con tranquilidad y estudiado las enseñanzas del sabio Vietnamita de 82 años que es quizás el Budista mejor conocido del mundo después del Dalai Lama del Tibet.
Pero últimamente, se encuentran en un callejón sin salida que podría poner a prueba la paciencia del más iluminado.


Primero, las autoridades locales les cortaron la electricidad, el agua y las líneas telefónicas.
Después una multitud de asaltantes traspasaron su recito con almádenas, destrozando ventanas, rompiendo paredes y amenazando a los habitantes del monasterio.


Las autoridades comunistas han dado la orden de que los 379 monjes y monjas vietnamitas deben abandonar el monasterio situado en las tierras altas del Vietnam Central. Dicen que este callejón sin salida radica en desacuerdos entre dos facciones budistas en el monasterio.
Pero los seguidores de Hanh creen que están siendo castigados por los elogios de Hanh hacia el Dalai Lama y su llamamiento a una libertad religiosa más amplia en Vietnam.


Este asunto representa un giro increíble a la situación que se estaba dando desde hace cuatro años, cuando Hanh, que reside en Francia, volvió a su tierra natal después de 39 años de exilio durante los cuales desarrolló una filosofía llamada “Budismo Comprometido” y vendió más de un millón de libros en Occidente.

En 1966 había sido forzado a salir del sur de Vietnam por haber criticado la Guerra de Vietnam. Su vuelta en 2005 acaparó los titulares de los periódicos propiedad del estado, y se reunió con el primer ministro.

El abad de Bat Nha, que pertenecía a la Iglesia Budista Oficial de Vietnam, invitó a los seguidores de Hanh a instruir a monjes y monjas en su rama de Budismo en su templo.
Muchos vieron en esto la evidencia de que el gobierno comunista estaba relajando las restricciones en cuanto a libertad religiosa. Los seguidores de Hanh invirtieron 1 millón de dólares para comprar tierra para nuevos edificios y para construir una sala de meditación que puede albergar a 1.800 personas.


Pero la armonía empezó a disolverse el año pasado, dicen los seguidores de Hanh. Las autoridades Chinas se molestaron por comentarios publicados en los que Hahn apoyaba al Dalai lama y presionaron a Vietnam a impedir que el maestro Zen se dirigiera a la comunidad Budista internacional en su encuentro en Hanoi, dicen.

En una entrevista con la televisión Italiana, Hanh dijo que Vietnam debería permitir asistir al Dalai Lama a la reunión de Hanoi y que China debería permitir al Dalai Lama volver a Tibet para encontrarse con sus seguidores allí, del mismo modo que a Hanh se le permitió regresar a Vietnam.

“ Estoy segura que él sabía que hablar de esto le traería problemas”, dijo la Hermana Dang Nghiem, una compañera muy cercana de Hanh que pasó seis meses en Bat Nha.
Y muy seguidamente, los problemas comenzaron.


El 29 de Octubre de 2008, el jefe del Comité Nacional de Asuntos Religiosos de Vietnam escribió una carta acusando a Plumvillage, el monasterio de Thich Nhat Hanh en el sur de Francia, de publicar información falsa sobre Vietnam en su página web.

Sin mencionar nada específico, la carta decía que esta información distorsionaba las políticas en temas religiosos de Vietnam y podría menoscabar la unidad nacional.
La carta también decía que los seguidores de Hanh deberían abandonar Bat Nha y se hacía incapié en que el Abad Duc Nghi, el propietario original de la parcela, quería que se fueran.
Nghi no pudo ser contactado, y el comité de miembros decidió no comentar nada, diciendo que necesitarían varios días para organizar una entrevista.


La Hermana Dang Nghiem, dijo que los seguidores de Plum Village se sorprendieron cuando Nghi les pidió que se marcharan, porque el abad, había visitado el monasterio en Francia dos o tres veces y parecía respetar a Hanh.

Dangh Nhiem piensa que Nghi ha debido ser presionado desde arriba, para pedir a los practicantes de Plumvillage que se vayan. De otra modo, dice, cualquier tensión entre las dos partes se habría podido resolver.

Aún así, de acuerdo con los seguidores de Hanh, algunos de los seguidores de Nghi, y otros residentes locales les habían presionado intermitente a lo largo del año pasado.

El 27 de Junio, el suministro eléctrico se cortó. Después el recinto fue atacado y dos días más tarde un grupo de asaltantes lanzó piedras y excremento animal a la delegación de la Iglesia Oficial Budista de Vietnam que llegó para investigar. Según miembros del delegación.

Las autoridades locales dicen que fue el abad quien dio la orden de cortar la electricidad y que fue restablecida hace dos semanas.

Pero Phap Hoi, un monje de Bat Nha, dijo en una entrevista telefónica esta semana que la electricidad seguía cortada.

La hostilidad puede remontarse al lío del año pasado sobre el Dalai Lama. Un oficial de la policía provincial, hablando de forma anónima, acusó a Hanh de quebrantar la ley durante su visita en 2007 cuando sugirió al Presidente Nguyen Minh Triet que Vietnam aboliera el control de la religión.

“Debería centrarse en el Budismo y alejarse de la política”, dijo el oficial, añadiendo que los monjes tienen hasta el mes de septiembre para reubicarse.

Los seguidores de Hanh dicen que se quedan.

“Sólo queremos practicar y hacer buenas acciones” dice la Hermana Dang.

“Queremos vivir juntos en armonía”.

"He should focus on Buddhism and keep out of politics," the officer said, adding that the monks have until September to relocate.

Hanh niega que este intentando buscar problemas. El 20 de Julio, en una carta dirigida a sus discípulos en Bat Nha, les alabó por permanecer tranquilos y dijo que cualquier noción sobre si ellos escondían propósitos políticos era “ilusoria”.

“Si podéis dominar la ira en vosotros”, escribió Hanh, “podréis hacer surgir compresión y amor”



www.helpbatnha.org


EL CIELO Y LA TIERRA










Cuando el Cielo se casa con la Tierra

Por Leonardo Boff

Cierta vez pregunté al Dalai Lama: «¿Cuál es la mejor religión?» Él con una sonrisa entre sabia y maliciosa respondió: «Es la que te hace mejor». Perplejo continué: «¿Y cuál es la que me hace mejor?» Y él: «la que te hace más compasivo, más humano y más abierto al Todo, ésa es la mejor». Sabia respuesta que guardo con reverencia hasta el día de hoy.

Observando el proceso de mundializació n, entendido como una nueva etapa de la humanidad y de la Tierra, en la cual culturas, tradiciones y los pueblos más diversos se encuentran por primera vez, tomamos conciencia de que podemos ser humanos de muchas maneras diferentes, y de que se puede encontrar la Última Realidad, la más íntima y profunda, siguiendo muchos caminos. Pensar que hay una única ventana por cual se puede vislumbrar el paisaje divino es la ilusión de los cristianos de Occidente. Es también su error. Hoy el papa actual vive repitiendo la sentencia medieval, superada por el Vaticano II, de que «fuera de la Iglesia no hay salvación». Para él es la única religión verdadera y las otras son tan sólo brazos extendidos al cielo, pero sin la certeza de que Dios acoja esta súplica. Pensar así es tener poca fe e imaginar que Dios tiene el tamaño de nuestra cabeza. ¿Quién no ha encontrado personas profundamente religiosas de otras religiones, en las cuales se percibe claramente la presencia de Dios? No reconocer tal realidad es, en verdad, pecar contra el Espíritu Santo, que está siempre alimentando la dimensión espiritual a lo largo de los tiempos históricos.

En mis muchos viajes, en los encuentros con culturas diferentes y con personas religiosas de todo tipo, me he dado cuenta de la necesidad que tenemos de aprender unos de otros y de la profunda capacidad de veneración de la cual dan convincente testimonio los más diferentes pueblos.

Hace algunos años di conferencias en muchas ciudades de Suecia sobre ecología y espiritualidad. En una ocasión me llevaron al polo norte donde viven los Samis (esquimales) . No les gusta encontrar extranjeros, pero sabiendo que era un teólogo de la liberación quisieron conocer esta rareza. Vinieron tres líderes indígenas. El más viejo me preguntó enseguida: «¿Los indios de Brasil casan el cielo con la Tierra?» Yo entendí su intención y le respondí: «Por supuesto que casan Cielo y Tierra, pues de este matrimonio nacen todas las cosas». A lo que él, feliz, replicó: «entonces todavía son indios y no son como nuestros hermanos que ya no creen en el Cielo». Y de ahí se siguió un diálogo profundo sobre el sentido de unidad entre Dios, el hombre, la mujer, los animales, la tierra, el sol y la vida.

Viví una experiencia semejante en Guatemala en 2008 cuando participé en una bellísima celebración con sacerdotes mayas junto al lago Atitlán. Había también sacerdotisas. Todo se realizaba alrededor del fuego sagrado. Comenzaron invocando las energías de las montañas, de las aguas, de las selvas, del sol y de la madre Tierra. Durante la ceremonia, una sacerdotisa se me acercó y me dijo: «Estás muy cansado y todavía tienes que trabajar bastante». Efectivamente, durante veinte días había recorrido en automóvil varios países participando en encuentros y dando muchas conferencias. Entonces ella con su pulgar hizo presión en mi pecho, a la altura del corazón, con tal fuerza que estuvo a punto de romper una costilla. Después de un rato, volvió a acercarse y dijo: «Tienes una rodilla fastidiada. Le pregunté: «¿Cómo lo sabes?» Respondió: «Lo sentí por la fuerza de la madre Tierra».

Efectivamente, al desembarcar en la playa me había hecho daño en la rodilla y se había hinchado. Me llevó junto al fuego sagrado y pasó la mano del fuego a la rodilla de treinta a cuarenta veces hasta que se deshinchó totalmente.

Antes de terminar la celebración que duró casi tres horas, se me acercó nuevamente y dijo: «Todavía estás cansado». Nuevamente apretó fuertemente el pulgar contra mi pecho. Sentí un extraño ardor y de repente estaba relajado y tranquilo como nunca antes.

Son sacerdotes-chamanes que entran en contacto con las energías del universo y ayudan las personas a bien vivir.

Cierta vez pregunté al Dalai Lama: «¿Cuál es la mejor religión?» Él con una sonrisa entre sabia y maliciosa respondió: «Es la que te hace mejor». Perplejo continué: «¿Y cuál es la que me hace mejor?» Y él: «la que te hace más compasivo, más humano y más abierto al Todo, ésa es la mejor». Sabia respuesta que guardo con reverencia hasta el día de hoy.