"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

TOCANDO LA TIERRA EN GRATITUD A NUESTROS ANCESTROS


INTRODUCCIÓN


Cuando decimos la palabra Ancestros, nos referimos a aquellos seres que han compartido su existencia cerca de nosotros o que han influido en nuestro ser.

Familiares, padres, hermanos, pareja, amigos y personas que han estado cerca de nosotros, que nos han hecho sonreír, o que tal vez, por qué no… nos han puesto tristes o incluso nos han hecho sufrir; pues todo ello forma parte de la verdadera naturaleza de lo que en realidad somos.

También podemos recordar hoy a nuestros maestros espirituales, incluso de otras tradiciones o de ésta misma, que nos han enseñado el camino a seguir para nuestro despertar.


Aunque ellos ya no están aquí presentes entre nosotros, aunque en algunos casos hayan fallecido y sus cuerpos hayan desaparecido; aunque su consciencia forme ya parte de otra continuación debido al karma generado… sentimos que ellos siguen con nosotros en lo más profundo de nuestro corazón.

Nuestra más sincera gratitud a todos ellos.

- - -


__PRIMER CONTACTO

En señal de gratitud, nos inclinamos ante todas las generaciones de antepasados de nuestra familia biológica.
Veo a mi padre y a mi madre, cuya sangre, genes y vitalidad corren por mis venas y alimentan cada célula de mi cuerpo. A través de ellos, veo a mis cuatro abuelos. Sus expectativas, experiencias y sabiduría me han sido transmitidas a través de innumerables generaciones de antepasados.

Llevo en mí la vida, sangre, experiencia, sabiduría, felicidad y dolor de todas las generaciones. Practico para transformar el sufrimiento y los demás elementos susceptibles de ser transformados. Abro mi corazón, carne y huesos para recibir la energía de la visión interior, del amor y de la experiencia transmitidos por mis antepasados. Veo que el origen de mis raíces procede de mi padre, de mi madre y de todos mis antepasados.


Sé que sólo soy la continuación de este linaje ancestral. Por favor, apoyadme, protegedme y transmitidme vuestra energía. Sé que dondequiera que los hijos y nietos estén, los antepasados también están allí. Sé que los padres aman siempre y apoyan a sus hijos y a sus nietos, aunque no siempre sean capaces de expresarlo eficazmente por culpa de las dificultades que han tenido.

Veo que mis antepasados han intentado construir un modo de vivir basado en la gratitud, la alegría, la confianza, el respeto y el amor compasivo. Como continuación de mis antepasados me inclino profundamente y permito que sus energías fluyan a través de mí. Pido a mis antepasados que me apoyen, me protejan y me den fuerza.



__SEGUNDO CONTACTO

En señal de gratitud, nos inclinamos ante todas las generaciones de antepasados de nuestra familia espiritual.
Veo en mí a todos mis maestros y maestras que me muestran el camino de la comprensión y el amor, que me enseñan cómo respirar, sonreír, perdonar y vivir profundamente el momento presente. Veo también que ciertos espacios naturales, ríos, montañas, animales y otras formas de vida me han ayudado a ser más pacífico y compasivo.


Me han ayudado a serenarme, a volver a mí mismo y a recargarme de energía positiva. Los veo también como mis maestros espirituales. A través de mi maestro veo a todos los maestros de innumerables generaciones, a todos los Bodhisatvas, y al Buda Sakyamuni, que inició mi familia espiritual hace 2.600 años. Veo también a Jesucristo, a Abraham, a Mahoma, a todos los patriarcas, a Gandhi, Francisco de Asís, Teresa de Calcuta, y a tantos otros ...


Veo que la energía de Buda y la de innumerables generaciones de maestros han entrado en mi interior, instaurando en mí la paz, la alegría, la comprensión y el amor compasivo. Sé que la energía de Buda ha transformado profundamente el mundo. Sin Buda y todos estos antepasados espirituales, no sabría cómo actuar para aportar paz y felicidad a mi vida y a la de mi familia y sociedad. Abro mi corazón y mi cuerpo para recibir la energía de la comprensión, el amor compasivo y la protección de todos los maestros de innumerables generaciones.

Sé que soy la continuación de todos ellos y les pido que me transmitan su infinita fuente de energía, paz, estabilidad, comprensión y amor. Prometo practicar para transformar mi propio sufrimiento y el del mundo, y para poder transmitir las energías de los antepasados espirituales a las futuras generaciones de practicantes. Mis antepasados espirituales pueden haber tenido sus propias dificultades y quizá no hayan sido capaces de transmitir sus enseñanzas apropiadamente, pero los acepto tal y como son.



__TERCER CONTACTO

En señal de gratitud nos inclinamos ante la Tierra, ante todos los seres y ante toda la humanidad que la ha hecho habitable.
Veo que estoy protegido y alimentado por esta tierra y por todos los seres vivos que han estado aquí y que han hecho mi vida fácil y posible gracias a su esfuerzo. Veo a maestros, comerciantes, científicas, políticos, ingenieras, jardineros, arquitectas, policías, religiosos...

Veo a quienes, gracias a su talento, perseverancia y amor han hecho de este país un refugio para gente de muchos orígenes y razas. También veo el magnífico esfuerzo de quienes han trabajado para construir escuelas, hospitales, puentes, carreteras, embalses, etc…

Veo a quienes han luchado por proteger los derechos humanos y a quienes han desarrollado la ciencia y la tecnología.

Veo el sufrimiento que han soportado innumerables animales y plantas en pruebas científicas para que los seres humanos tengamos una vida con menos sufrimiento.

Veo a quienes han trabajado y a veces muerto para conseguir más libertad y justicia social.

Me veo a mí mismo en contacto con todos los nativos del país (celtas, íberos, musulmanes,… etc.) que han vivido en esta tierra durante tanto tiempo y que han conocido modos de vivir en paz y armonía con la naturaleza, protegiendo las montañas, los bosques, los animales y la vegetación.

Siento la energía de esta tierra penetrando en mi cuerpo y en mi alma, apoyándome y aceptándome. Me comprometo a cultivar y mantener esta energía y a transmitirla a las futuras generaciones. Pido a esta Tierra su apoyo y protección.

También veo toda la explotación, abuso y violaciones que hemos infringido a nuestra Madre Tierra, tales como la sobreexplotación de bosques, la contaminación de ríos, explotación animal, etc. debido a nuestra avaricia, ignorancia e inconsciencia.

Madre Tierra, te pido perdón con todo mi corazón y me comprometo a trabajar para defenderte y protegerte para que las generaciones futuras te reciban en el mejor estado posible. Me comprometo asimismo a transformar la violencia, el odio y el engaño que todavía permanecen profundos en la conciencia colectiva de esta sociedad para que las futuras generaciones tengan más seguridad, paz y felicidad.

Dejo ir a la tierra toda la violencia, ira y odio que me han sido transmitidos por todas mis generaciones de antepasados de esta tierra para que las transforme y nos la devuelva en forma de energía de plena conciencia para protegerla. Gracias, Madre Tierra.




__CUARTO CONTACTO

En agradecimiento y con compasión, nos inclinamos y transmitimos nuestra energía a todos aquellos a quienes amamos.
Toda la energía que he recibido deseo ahora transmitirla a quienes amo, a todos cuantos por mí han sufrido y se han preocupado. Sé que en mi vida cotidiana no he sido lo suficientemente consciente.

Sé que aquellos a quienes amo han tenido sus propias dificultades y sufrimientos y puede que no tuvieran la suerte de disfrutar de un entorno positivo que favoreciese su pleno desarrollo emocional y fisiológico.

Transmito mi energía a todos mis allegados de forma que pueda aliviar su dolor, para que puedan sentir la alegría de estar vivos.

Deseo que todos gocen de salud y felicidad. Sé que cuando ellos son felices, yo también lo soy, su felicidad no está separada de la mía. Ya no les guardo ningún rencor.

Pido a todos los antepasados de mi familia biológica y espiritual que dirijan sus energías hacia cada uno de ellos para protegerles y ayudarles. Soy consciente de que no estoy separado de ellos. Yo estoy en ellos y ellos están en mí.




__QUINTO CONTACTO


Con comprensión y compasión nos inclinamos para reconciliarnos con todos aquellos que nos han hecho sufrir.
Abro mi corazón y envío toda mi energía de amor y comprensión a cuantos me han hecho sufrir, a los que han destruido parte de mi vida y de la vida de los seres a quienes amo. Estoy seguro de que esas personas han padecido mucho sufrimiento y que su corazón está cargado de dolor, ira, odio, celos y envidia.

Sé que cualquiera que sufre de ese modo hará sufrir a los que le rodean. Sé que quizás han sido desafortunados, que nunca han tenido la suerte de que alguien les amase o se preocupase por ellos. La vida y la sociedad les han causado muchas dificultades y no han recibido suficiente apoyo y ayuda para superar su sufrimiento y poder transformarse.

No han tenido la suerte de ser guiados por el camino de la vida consciente y han acumulado falsas percepciones sobre la vida, sobre mí y sobre los demás.

Ofrezco los méritos de mi práctica a mis antepasados biológicos y espirituales para que envíen su energía de amor y protección a aquellas personas que nos han hecho sufrir, para que sus corazones sean capaces de recibir el néctar del amor y puedan florecer.

Deseo que puedan transformarse y experimentar la alegría de vivir, y de ese modo no sigan sufriendo ni hagan sufrir a los demás.

Veo su sufrimiento y no quiero abrigar ningún sentimiento de odio o ira hacia ellos. Dirijo todo mi amor y comprensión hacia ellos y pido a todos mis ancestros que les ayuden y les muestren el camino de la verdadera felicidad.



Práctica de Plumvillage extraída del blog de SANGHA ZARAGOZA.