"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

NUESTROS AMIGOS DE ALICANTE


Ejercicios de Chi-kung con cañas en la playa de Alicante.
Querida Sangha, 

Ayer nos reunimos en el cabo. La gran suerte de ser pobres y que nos hechen de todos los locales, es que cada vez que nos desahucian, rapidamente el universo nos abre un infinito "mar" de posibilidades, y la práctica de una manera u otra, sin darnos cuenta, sin esfuerzo, como quien no quiere la cosa, fluye se mantiene y se renueva (la fluimos, la mantenemos y la renovamos).

La esencia de la práctica de ayer fue prácticar una meditación profunda de estar presentes. Ola en las olas, viento en el viento, vuelo en el vuelo, movimiento en el movimiento. Nos hicimos uno con nosotros, con la sangha, el cielo, la tierra y el mar. Y para ello simplemente estuvimos allí, plenamente presentes, profundamente sumerjidos en cada instante. Nada más, nada más. Cuando oiamos las olas, sabiamos que oiamos las olas, cuando inspirabamos, sabiamos que inspirabamos, cuando veiamos el cielo, sabiamos que veiamos el cielo y cuando nos moviamos, sabiamos que nos moviamos, nada más.

Las anclas fueron: la respiración el oido, el tacto, la vista. Sentados y moviendo los bastones.

Que maravilla, las sombras y las luces en las rocas, la imensidad del mar, el misterio de la brisa, la caricia del sol, cuando se ve por primera vez, con ojos nuevos, ojos de principiante.

Seguiremos en el cabo, todo este mes de Junio, y muy probablemente el otoño, hasta que el frio invierno nos obligue a buscar refugio, alguno encontraremos. Carmen y Emiliano se han encargado de señalar una fecha para celebrar, con una cenita playera despues de la práctica, el principio del verano. Muy probablemente será en torno a la tercera semana de junio. Haremos una tardecita de plena consciencia con un fuegecito, algunas danzas circulares y despues disfrutar de estar juntos. Os animamos a todos a iros preparando y a venir.

Daniel Mendialdua y Teresa Escudero.

Los Tres Contactos con la Tierra



1.- Tocando la Tierra, conecto con los antepasados y descendientes de mi familia espiritual y mi familia genética.

Mis ancestros espirituales incluyen al Buda, los Bodisatvas, la Noble Sangha de discípulos de Buda y mis propios maestros espirituales, vivos o ya fallecidos. Están presentes en mí porque me han transmitido las semillas de paz, sabiduría, amor y felicidad. Ellos han despertado en mí el origen de la comprensión y la compasión. Cuando miro a mis ancestros espirituales, veo tanto a los que son perfectos en la práctica de la plena conciencia, como a los que todavía son imperfectos. Los acepto a todos porque veo en mí mismo imperfecciones y debilidades.

Consciente de que mi práctica de la plena conciencia no es siempre perfecta y que no soy siempre tan comprensivo y compasivo como me gustaría ser, abro mi curazón y acepto a todos mis descendientes espirituales. Algunos de ellos practican la plena conciencia, la comprensión y la compasión de forma que invitan a la confianza y el respeto, pero están también los que atraviesan muchas dificultades y son constantemente objeto de subidas y bajadas en su práctica.

De la misma forma, acepto a todos mis antepasados paternos y maternos. Acepto y agradezco sus buenas cualidades y sus acciones virtuosas, y también todas sus debilidades. Abro mi corazón y acepto  también a todos mis desdendientes genéticos con sus buenas cualidades, sus talentos y también sus debilidades.

Mis ancestros espirituales y antepasados genéticos, mis desdendientes espirituales y mis desdendientes genéticos, forman parte de mí. Yo soy ellos, y ellos son yo. No tengo un "yo" separado. Todo existe como parte de una maravillosa corriente de vida la cual está en constante movimiento.

2.- Tocando la Tierra, conecto con toda la gente y todas las especies que están vivas ahora en la Tierra.

Soy uno con las maravillosas formas de vida que irradian en todas direcciones. Veo la estrecha conexión entre yo y los demás, en cómo compartimos la felicidad y el sufrimiento. Soy uno con los que nacieron discapacitados o los que han llegado a ser discapacitados a causa de la guerra, accidente o enfermedad. Soy uno con los atrapados en guerras y opresión. Soy uno con los que no encuentran felicidad en su familia, con los que no tienen raíces, ni paz mental, con los que están hambrientos de comprensión y de amor, y con los que buscan algo que sea bello, saludable y verdadero, para abrazarlo y creer en ello. Soy alguien que está a punto de morir, tiene mucho miedo y no sabe lo que le va a suceder. Soy un niño que vive en lugares de pobreza y enfermedad, cuyas piernas y brazos son como palos y no tiene futuro.Soy el fabricante y traficante de armas que las vende a esos lugares de pobreza y enfermedad. Soy la rana en la charca y soy la serpiente que le acecha y la que necesita el cuerpo de la rana para alimentar el suyo propio. Soy la oruga que el pájaro busca para comer y también soy el pájaro que encuentra la oruga. Soy el bosque que va a ser talado. Soy el río y el aire que van a ser contaminados, y también soy los propietarios y trabajadores de las empresas que talan el bosque y contaminan el aire. Me veo a mí mismo en todas las especies, y veo a todas las especies en mí.

3.- Tocando la Tierra, dejo ir la idea de que soy este cuerpo y que la duración de mi vida es limitada.

Veo que este cuerpo, hecho de los cuatro elementos, no son realmente yo y que no estoy limitado por este cuerpo. Formo parte de la corriente de la vida, tanto de mis ancestros espirituales como de sangre, que durante miles de años han estado fluyendo hacia el presente y que ahora fluyen y fluirán durante miles de años hacia el futuro. Soy uno con mis antepasados. Soy uno con todos los seres de todas las especies, tanto si están en paz y sin miedo, cómo sufriendo y llenos de terror. En este mismo instante, estoy presente en todas las partes de este planeta. Estoy también presente en el pasado y en el futuro. La desintegración de este cuerpo no me afecta, como cuando la flor del ciruelo cae, eso no significa el fin del ciruelo. Me veo a mí mismo en todas las otras olas, y veo todas las demás olas en mi. La aparición o desaparicion de la forma de las olas no afecta al océano. Mi cuerpo de Dharma y mi vida de sabiduría no están afectados por el nacimiento y la muerte. Veo la presencia de mi mismo antes de que mi cuerpo se manifestara y después de que mi cuerpo se desintegre. Incluso en este momento, existo en otras partes además de en este cuerpo. Setenta u ochenta años no es la vida de una hoja o de un Buda, es ilimitada. He abandonado la idea de que soy un cuerpo que está separado en el espacio y en el tiempo de todas las demás formas de vida.


Estos tres contactos con la Tierra se realizan cómo una práctica de meditacion en la que un facilitador recita el texto e invita la campana y los demás tocan la Tierra con la cabeza y las manos, a modo de postración, parecida a la postura del niño descansando en yoga.

LLAMADME POR MIS VERDADEROS NOMBES



No digáis que partiré mañana,
pues aún estoy llegando.


Mirad profundamente; estoy llegando a cada instante,
para ser brote de primavera en una rama,
para ser pajarillo de alas aún frágiles,
que aprendo a cantar en mi nuevo nido,
para ser mariposa en el corazón de una flor,
para ser joya oculta en una piedra.


Aún estoy llegando para reír y para llorar,
para temer y para esperar.
El ritmo de mi corazón es el nacimiento y la muerte
de todo lo que vive.


Soy un insecto que se metamorfosea
en la superficie del río.
Y soy el pájaro 
que se precipita para tragarlo.

Soy una rana que nada feliz

en las aguas claras del estanque.
Y soy la serpiente acuática
que sigilosamente se alimenta de la rana.


Soy el niño de Uganda, todo piel y huesos,
mis piernas tan delgadas como cañas de bambú.
Y soy el traficante de armas
que vende armas letales en Uganda.

Soy la niña de doce años,

refugiada en una pequeña patera,
que se arroja al océano
tras haber sido violada por un pirata.
Y soy el pirata,
cuyo corazón es aún incapaz
de ver y de amar.


Soy miembro del Politburó*
con todo el poder en mis manos.
Y soy el hombre que ha pagado 
su "deuda de sangre" con mi pueblo
muriendo lentamente en un campo de concentración.


Mi alegría es como la primavera, tan cálida
que hace florecer a la Tierra entera.
Mi dolor es como un río de lágrimas,
tan vasto que llena los cuatro océanos.


Llamadme por mis verdaderos nombres, os lo ruego,
para poder despertar
y que la puerta de mi corazón
pueda quedar abierta,
la puerta de la compasión.

Este poema fue escrito en 1978, durante la época de ayuda a los "boat people", ciudadanos vietnamitas que intentaban escapar del régimen político en pateras hacia Tailandia y países colindantes desde Vietnam.
Fue leído por primera vez en un retiro llevado a cabo en el Centro Kosmos de Amsterdam y organizado por Niko Tiedman. Daniel Berrigan estuvo allí.

* Politburó: abreviatura de Buró Político, se refiere al máximo órgano ejecutivo de distintos partidos políticos, especialmente de partidos comunistas. En los países socialistas, el Politburó es el máximo órgano de poder, y es electo por el Comité Central, a su vez electo por el supremo órgano de decisión, el Congreso.

Artículo en El País (Gira Wake Up)

Para meditar solo se necesita una mandarina

La atención plena o mindfulness llega a las universidades españolas

NATALIA MARTÍN CANTERO 30 DE ABRIL DE 2012 08:03 H.

Una sencilla mandarina para estar en armonía.

Fustigados por la galopante tasa de paro y la crisis, los jóvenes son uno de los sectores que más pueden beneficiarse de herramientas como la meditación mindfulness o atención plena. Este es, al menos, el planteamiento de Wake Up (o en su versión española, Despierta), un movimiento que estos días recorre universidades de Madrid, Valencia o Barcelona en una gira internacional que sigue la estela de las realizadas en Bélgica o EEUU.

Wake Up llega desde Francia, donde vive Thich Nhat Hanh, uno de los maestros budistas más conocidos del mundo y entre los principales responsables de que este tipo de meditación se extienda como la pólvora por Occidente, donde cada vez más psicólogos, por ejemplo, lo incorporan a sus terapias.

Para que la angustia y la desesperanza no se ceben en los jóvenes, Wake Up propone instalarse completamente en el momento presente. El primer paso es prestar atención a los quehaceres cotidianos, como lavarse los dientes, fregar los platos o comer. Esta última actividad se presta especialmente, porque es muy común engullir la comida, o que se convierta en un estorbo que hay que quitarse de en medio a toda prisa para pasar a cosas más importantes.

Por eso, los integrantes de Wake Up llevan consigo kilos de mandarinas que reparten entre los participantes para enseñarles a conectar más profundamente con el alimento: primero se contempla y se toca, para apreciar la textura; luego se pela lentamente; después se huele y, finalmente, se degusta. De esta forma, no solo nos hacemos más conscientes de los nutrientes, también tenemos tiempo para observar algunos hábitos: ¿Ponemos demasiada comida en el plato? ¿Usamos la comida para alimentarnos o para huir de nuestras angustias?

¿Qué quiere decir esto? Salvo que hayas tenido una mandarina en tus manos y hayas dedicado varios minutos a comértela mientras lees estas líneas, poco: lo más importante sobre la plena conciencia es que tiene que ser experimentada. “Pueden hablar te de ella, pero solo verás su poder real de transformación cuando seas capaz de practicarla por ti mismo”, señala Pilar Aguilera, organizadora de la gira en España.

Este es sólo un ejemplo de nuestra dificultad para usar los sentidos con plenitud. Estar presente en el cuerpo y concentrado en el ahora nunca fue tan difícil. Incluso algo tan sencillo como contar del 1 al 10 sin que la mente se vaya por otros derroteros es complicado, acostumbrada como está la mayoría de la población a distraerse constantemente con el móvil, la televisión o la publicidad en la calle.

Junto a la meditación de la mandarina, en los encuentros en las universidades se practica la relajación profunda, tumbados en el suelo; la meditación sentados, o caminando, sincronizando cada paso con la respiración. Son herramientas para generar energía de plena conciencia. “Es una forma de registrar lo que está ocurriendo aquí y ahora, de estar en mi cuerpo en cada momento. En ese pararse y frenar podemos ver la raíz de las emociones, cómo es la mente la que crea las cosas que pasan en mi vida”, señala Douglas Bachman (Phap Luu por su nombre monástico), al frente del movimiento.

¿Hay que ser budista para ello? Aunque la práctica del mindfulness está en el corazón de la filosofía budista, Bachman señala que participan jóvenes de todas las creencias. “El movimiento Wake Up se define como jóvenes budistas y no budistas por una sociedad más sana”, indica. “En un momento de desesperación, como el que viven algunos jóvenes ahora, es necesario dar un gran paso atrás y tomar perspectiva”, opina Bachman. “La pregunta fundamental es ¿cómo puedo ayudar? A nosotros mismos, primero, y a los demás, después”.

Esto no quiere decir que tengamos que estar todo el día dando saltos de felicidad, sino, más bien, “aprender a generar alegría y felicidad a la gente que está cerca de ti. Observa a tu familia, a tus amigos, ¿estás procurando felicidad? Claro que puedes salir a manifestarte a la calle, pero no te olvides de ayudar a los que están cerca de ti”, dice Bachman.

Aguilera, estudiante de doctorado en educación emocional, cree que vivimos en una sociedad “sobrecargada de avaricia, en un contexto social y político muy complicado para la gente joven”. En este contexto, “la práctica de la atención plena trata de nutrir en nosotros una vida saludable, compasiva y comprometida”.

Natalia Martín Cantero es periodista. Si quieres ponerte en contacto con ella escribe a natalia@vidasencilla.es

JORNADA PLENA CONCIENCIA EN ALTEA!

DOMINGO 20 DE MAYO:

Jornada de Plena Consciencia en Altea la Vieja, 

en la FINCA SANTA BÁRBARA.

"La energía de la plena consciencia tiene la capacidad de sanar y transformar nuestra vida."
Con las prácticas enseñadas por el Maestro Zen Thich Nhat Hanh - prácticas simples como observar la respiración, andar, hablar, escuchar y comer en plena consciencia - podemos entrar en contacto profundamente con elementos que nos hacen sentir bien y que nutren nuestra capacidad de responder a la vida con claridad, compasión y comprensión. El horario del día: 10.30 h llegada. ejercicios de chi-kung/yoga 11.00 h meditación sentada guiada 11.30 h se proyectará una charla de Thich Nhat Hanh 13.00 h meditación caminando y comida 15.00 h relajación profunda 16.00 h compartiremos nuestras experiencias


Terminaremos sobre las 17.00 h.
Y como siempre cantaremos algunas canciones preciosas. 1) Lugar: Finca Santa Bárbara en Altea la Vieja 2) Niñ@s: están bien venidos. Importante: si queréis traer niños pequeños que necesitan canguro por favor llamad directamente a Anja 96 688 34 12. 3) Comida: cada cual se lleva su "tupper vegetariano" debajo del brazo y compartiremos el momento. 4) Material para meditación y relajación: Cada uno trae su esterilla, manta y cojín, etc. 5) ¿Cómo llegar? Entrando al pueblo Altea la Vieja (después de la tienda "Alhama" de Ingo) hay un cartelito pequeño que indica Finca Santa Bárbara hacia izquierda. Es antes de la ferretería. Seguid el camino pocos metros y girar a la derecha (otro cartelito indica la finca) y seguid casi 1 km hasta que veáiss a la izquierda el portal verde abierto. Si no está abierto por favor seguir hasta la ermita Santa Bárbara y allí al final aparcar y entrar por este lado. Por favor organizaros e id juntos en los menos coches posibles. Os agradecemos vuestra puntualidad para poder empezar tod@s junt@s. Por favor confirmad vuestra participación! Creo que de momento eso es todo. Cualquier duda me decís. Teléfono: 96 588 77 47 o 649 307 706 (Rita) Nos vemos!
Las Sanghas de Alicante, Valencia, Altea & Amig@s
En sus viajes por su país y por el mundo, el maestro zen Thich Nhat Hanh observó una creciente infelicidad en las personas que iba conociendo.

El ritmo desenfrenado de nuestras vidas cotidianas erosiona nuestra salud y bienestar. En respuesta, el célebre maestro se sentó para escribir La paz está en tu interior, un libro que hace accesibles a todos las enseñanzas esenciales del Buda. En esta joya de obra, Thich Nhat Hanh no sugiere que huyamos de la realidad y pongamos nuestras ocupadas vidas en suspenso. Nada más lejos de su intención. Al contrario, nos proporciona la perspectiva y las herramientas que necesitamos para incorporar la práctica de la Plena Consciencia a cada momento de nuestra vida. Thich Nhat Hanh nos muestra cómo podemos trascender la fiebre por la prisa y la velocidad de nuestros días y descubrir en el aquí y el ahora nuestra capacidad innata de experimentar la paz y la felicidad interior.

Ofreciéndonos anécdotas personales, meditaciones y consejos para conectarnos conscientemente con nuestra experiencia presente, Thich Nhat Hanh nos guía a través de los posibles escollos del camino. No tenemos que escapar de la realidad para aprovechar el gozo y la paz que podemos hallar en cada respiración. El poder de la Plena Conciencia nos ayuda a sanar el sufrimiento causado por el estrés que nos rodea. 

Con la caligrafía original de Thich Nhat Hanh, La paz está en tu interior es un libro oportuno, lleno de sabiduría atemporal y consejos prácticos, que está destinado a convertirse en un clásico.