"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

TOCANDO LA TIERRA EN GRATITUD A NUESTROS ANCESTROS


INTRODUCCIÓN


Cuando decimos la palabra Ancestros, nos referimos a aquellos seres que han compartido su existencia cerca de nosotros o que han influido en nuestro ser.

Familiares, padres, hermanos, pareja, amigos y personas que han estado cerca de nosotros, que nos han hecho sonreír, o que tal vez, por qué no… nos han puesto tristes o incluso nos han hecho sufrir; pues todo ello forma parte de la verdadera naturaleza de lo que en realidad somos.

También podemos recordar hoy a nuestros maestros espirituales, incluso de otras tradiciones o de ésta misma, que nos han enseñado el camino a seguir para nuestro despertar.


Aunque ellos ya no están aquí presentes entre nosotros, aunque en algunos casos hayan fallecido y sus cuerpos hayan desaparecido; aunque su consciencia forme ya parte de otra continuación debido al karma generado… sentimos que ellos siguen con nosotros en lo más profundo de nuestro corazón.

Nuestra más sincera gratitud a todos ellos.

- - -


__PRIMER CONTACTO

En señal de gratitud, nos inclinamos ante todas las generaciones de antepasados de nuestra familia biológica.
Veo a mi padre y a mi madre, cuya sangre, genes y vitalidad corren por mis venas y alimentan cada célula de mi cuerpo. A través de ellos, veo a mis cuatro abuelos. Sus expectativas, experiencias y sabiduría me han sido transmitidas a través de innumerables generaciones de antepasados.

Llevo en mí la vida, sangre, experiencia, sabiduría, felicidad y dolor de todas las generaciones. Practico para transformar el sufrimiento y los demás elementos susceptibles de ser transformados. Abro mi corazón, carne y huesos para recibir la energía de la visión interior, del amor y de la experiencia transmitidos por mis antepasados. Veo que el origen de mis raíces procede de mi padre, de mi madre y de todos mis antepasados.


Sé que sólo soy la continuación de este linaje ancestral. Por favor, apoyadme, protegedme y transmitidme vuestra energía. Sé que dondequiera que los hijos y nietos estén, los antepasados también están allí. Sé que los padres aman siempre y apoyan a sus hijos y a sus nietos, aunque no siempre sean capaces de expresarlo eficazmente por culpa de las dificultades que han tenido.

Veo que mis antepasados han intentado construir un modo de vivir basado en la gratitud, la alegría, la confianza, el respeto y el amor compasivo. Como continuación de mis antepasados me inclino profundamente y permito que sus energías fluyan a través de mí. Pido a mis antepasados que me apoyen, me protejan y me den fuerza.



__SEGUNDO CONTACTO

En señal de gratitud, nos inclinamos ante todas las generaciones de antepasados de nuestra familia espiritual.
Veo en mí a todos mis maestros y maestras que me muestran el camino de la comprensión y el amor, que me enseñan cómo respirar, sonreír, perdonar y vivir profundamente el momento presente. Veo también que ciertos espacios naturales, ríos, montañas, animales y otras formas de vida me han ayudado a ser más pacífico y compasivo.


Me han ayudado a serenarme, a volver a mí mismo y a recargarme de energía positiva. Los veo también como mis maestros espirituales. A través de mi maestro veo a todos los maestros de innumerables generaciones, a todos los Bodhisatvas, y al Buda Sakyamuni, que inició mi familia espiritual hace 2.600 años. Veo también a Jesucristo, a Abraham, a Mahoma, a todos los patriarcas, a Gandhi, Francisco de Asís, Teresa de Calcuta, y a tantos otros ...


Veo que la energía de Buda y la de innumerables generaciones de maestros han entrado en mi interior, instaurando en mí la paz, la alegría, la comprensión y el amor compasivo. Sé que la energía de Buda ha transformado profundamente el mundo. Sin Buda y todos estos antepasados espirituales, no sabría cómo actuar para aportar paz y felicidad a mi vida y a la de mi familia y sociedad. Abro mi corazón y mi cuerpo para recibir la energía de la comprensión, el amor compasivo y la protección de todos los maestros de innumerables generaciones.

Sé que soy la continuación de todos ellos y les pido que me transmitan su infinita fuente de energía, paz, estabilidad, comprensión y amor. Prometo practicar para transformar mi propio sufrimiento y el del mundo, y para poder transmitir las energías de los antepasados espirituales a las futuras generaciones de practicantes. Mis antepasados espirituales pueden haber tenido sus propias dificultades y quizá no hayan sido capaces de transmitir sus enseñanzas apropiadamente, pero los acepto tal y como son.



__TERCER CONTACTO

En señal de gratitud nos inclinamos ante la Tierra, ante todos los seres y ante toda la humanidad que la ha hecho habitable.
Veo que estoy protegido y alimentado por esta tierra y por todos los seres vivos que han estado aquí y que han hecho mi vida fácil y posible gracias a su esfuerzo. Veo a maestros, comerciantes, científicas, políticos, ingenieras, jardineros, arquitectas, policías, religiosos...

Veo a quienes, gracias a su talento, perseverancia y amor han hecho de este país un refugio para gente de muchos orígenes y razas. También veo el magnífico esfuerzo de quienes han trabajado para construir escuelas, hospitales, puentes, carreteras, embalses, etc…

Veo a quienes han luchado por proteger los derechos humanos y a quienes han desarrollado la ciencia y la tecnología.

Veo el sufrimiento que han soportado innumerables animales y plantas en pruebas científicas para que los seres humanos tengamos una vida con menos sufrimiento.

Veo a quienes han trabajado y a veces muerto para conseguir más libertad y justicia social.

Me veo a mí mismo en contacto con todos los nativos del país (celtas, íberos, musulmanes,… etc.) que han vivido en esta tierra durante tanto tiempo y que han conocido modos de vivir en paz y armonía con la naturaleza, protegiendo las montañas, los bosques, los animales y la vegetación.

Siento la energía de esta tierra penetrando en mi cuerpo y en mi alma, apoyándome y aceptándome. Me comprometo a cultivar y mantener esta energía y a transmitirla a las futuras generaciones. Pido a esta Tierra su apoyo y protección.

También veo toda la explotación, abuso y violaciones que hemos infringido a nuestra Madre Tierra, tales como la sobreexplotación de bosques, la contaminación de ríos, explotación animal, etc. debido a nuestra avaricia, ignorancia e inconsciencia.

Madre Tierra, te pido perdón con todo mi corazón y me comprometo a trabajar para defenderte y protegerte para que las generaciones futuras te reciban en el mejor estado posible. Me comprometo asimismo a transformar la violencia, el odio y el engaño que todavía permanecen profundos en la conciencia colectiva de esta sociedad para que las futuras generaciones tengan más seguridad, paz y felicidad.

Dejo ir a la tierra toda la violencia, ira y odio que me han sido transmitidos por todas mis generaciones de antepasados de esta tierra para que las transforme y nos la devuelva en forma de energía de plena conciencia para protegerla. Gracias, Madre Tierra.




__CUARTO CONTACTO

En agradecimiento y con compasión, nos inclinamos y transmitimos nuestra energía a todos aquellos a quienes amamos.
Toda la energía que he recibido deseo ahora transmitirla a quienes amo, a todos cuantos por mí han sufrido y se han preocupado. Sé que en mi vida cotidiana no he sido lo suficientemente consciente.

Sé que aquellos a quienes amo han tenido sus propias dificultades y sufrimientos y puede que no tuvieran la suerte de disfrutar de un entorno positivo que favoreciese su pleno desarrollo emocional y fisiológico.

Transmito mi energía a todos mis allegados de forma que pueda aliviar su dolor, para que puedan sentir la alegría de estar vivos.

Deseo que todos gocen de salud y felicidad. Sé que cuando ellos son felices, yo también lo soy, su felicidad no está separada de la mía. Ya no les guardo ningún rencor.

Pido a todos los antepasados de mi familia biológica y espiritual que dirijan sus energías hacia cada uno de ellos para protegerles y ayudarles. Soy consciente de que no estoy separado de ellos. Yo estoy en ellos y ellos están en mí.




__QUINTO CONTACTO


Con comprensión y compasión nos inclinamos para reconciliarnos con todos aquellos que nos han hecho sufrir.
Abro mi corazón y envío toda mi energía de amor y comprensión a cuantos me han hecho sufrir, a los que han destruido parte de mi vida y de la vida de los seres a quienes amo. Estoy seguro de que esas personas han padecido mucho sufrimiento y que su corazón está cargado de dolor, ira, odio, celos y envidia.

Sé que cualquiera que sufre de ese modo hará sufrir a los que le rodean. Sé que quizás han sido desafortunados, que nunca han tenido la suerte de que alguien les amase o se preocupase por ellos. La vida y la sociedad les han causado muchas dificultades y no han recibido suficiente apoyo y ayuda para superar su sufrimiento y poder transformarse.

No han tenido la suerte de ser guiados por el camino de la vida consciente y han acumulado falsas percepciones sobre la vida, sobre mí y sobre los demás.

Ofrezco los méritos de mi práctica a mis antepasados biológicos y espirituales para que envíen su energía de amor y protección a aquellas personas que nos han hecho sufrir, para que sus corazones sean capaces de recibir el néctar del amor y puedan florecer.

Deseo que puedan transformarse y experimentar la alegría de vivir, y de ese modo no sigan sufriendo ni hagan sufrir a los demás.

Veo su sufrimiento y no quiero abrigar ningún sentimiento de odio o ira hacia ellos. Dirijo todo mi amor y comprensión hacia ellos y pido a todos mis ancestros que les ayuden y les muestren el camino de la verdadera felicidad.



Práctica de Plumvillage extraída del blog de SANGHA ZARAGOZA.

MEDITACIÓN CAMINANDO

La meditación andando es una práctica maravillosa que nos ayuda a estar presentes en cada instante. Cada paso que damos conscientemente nos ayuda a ponernos en contacto con las maravillas de la vida que están aquí y ahora, disponibles en este preciso momento. Podemos coordinar nuestros pasos con nuestra respiración mientras caminamos con normalidad por la acera, un andén en la estación de tren o metro, la orilla de un río, un parque.... Realmente no importa donde estemos. Al inspirar podemos dar un paso y pensar: "He llegado; estoy en casa". 
"He llegado" significa: "Ya estoy donde quiero estar - con la propia vida - y no tengo que darme prisa en llegar a ninguna parte, ya no tengo que buscar nada". "Estoy en casa" significa: "He regresado a mi verdadero hogar, que es la vida, aquí, en el instante presente". Solo el instante presente es real; el pasado y el futuro solo son fantasmas que nos arrastran hacia el lamento, el sufrimiento, la preocupación, el miedo. SI cada uno de tus pasos te devuelve al presente, esos fantasmas dejan de tener poder sobre ti.

Al espirar, podrás dar tres pasos y seguir diciéndote a ti mismo: "He llegado; estoy en casa". Has llegado a tu verdadero hogar y las maravillas de la vida están aquí para ti; no necesitas vagar buscando otra cosa. Dejas de correr. En el zen, esto recibe el nombre de meditaci´no samatha, que significa "detenerse". Cuando te detienes, tus padres, tus abuelos y todos tus ancestros también se detienen. Cuando eres capaz de dar un paso como persona libre, todos tus ancestros, presentes en cada célula de tu cuerpo, también caminan en libertad. Si eres capaz de dejar de correr y caminar libremente, expresas el amor, la felicidad y la devoción más concretos e intensos a tus padres y a todos tus ancestros.

He llegado, estoy en casa,
en el aquí, en el ahora.
Soy firme, soy libre.
En mi mismo me refugio.

Este poema de meditación contribuirá a que habites con solidez el instante presente. Concéntrate en estas palabras y serás capaz de establecer tu presencia firmemente en el presente; al igual que cuando subes unas escaleras agarrándote a la barandilla, nunca te caerás.


La paz está en tu interior, Practicas diarias de mindfulness. Ediciones Oniro. Biblioteca Thich Nhat Hanh.

21 OCTUBRE: DÍA DE PLENA CONCIENCIA

El domingo 21 de Octubre celebraremos la 9ª Jornada de Plena Consciencia en Altea la Vieja, en la FINCA SANTA BÁRBARA.

La energía de la Plena Consciencia tiene la capacidad de sanar y transformar nuestra vida.

Con las prácticas enseñadas por el Maestro Zen Budista Thich Nhat Hanh - prácticas simples como observar la respiración, andar, hablar, escuchar y comer en plena consciencia - podemos tocar profundamente elementos que nos hacen sentir bien y que nutren nuestra capacidad de responder a la vida con claridad, compasión y comprensión.

El horario del día:

10.30 _ yoga
11.00 _ meditación sentada guiada
11.30 _ se proyectará una charla de Thich Nhat Hanh
13.00 _ meditación caminando y comida consciente
15.00 _ relajación profunda
16.00 _compartiremos nuestras experiencias y terminaremos sobre las 17.00.

Y como siempre cantaremos algunas canciones preciosas.
  • Lugar: Finca Santa Bárbara en Altea la Vieja
  • Niños: están bien venidos. Importante: si queréis traer niños por favor ponte en contacto con Anja 96 688 34 12.
  • Comida: cada cual se trae su "tupper vegetariano" debajo del brazo y compartiremos el momento.
  • Material: Cada uno trae su esterilla, manta y cojín, etc.
  • Cómo llegar? entrando al pueblo Altea la Vieja (después de la tienda "Alhama" de Ingo) hay un cartelito pequeño que indica Finca Santa Bárbara hacia izquierda. (Es antes de la ferretería.) Seguir el camino pocos metros y girar a la derecha - otro cartelito indica la finca - y seguir hasta la ermita dónde puedes aparcar.
Os agradecemos vuestra puntualidad para poder empezar todos juntos.

Nos vemos
Las Sanghas de Alicante, Valencia, Altea & Amig@s

EL MARCAPASOS DE LA TIERRA


No sólo las personas mayores, también jóvenes hacen la experiencia de que todo se está acelerando excesivamente. Ayer fue carnaval, dentro de poco será Pascua, un poco más y Navidad. ¿Este sentimiento es ilusorio o tiene una base real? La "resonancia Schumann" trata de explicarlo. 

El físico alemán W.O. Schumann constató en 1952 que la Tierra esta rodeada de un campo electromagnético poderoso que se forma entre el suelo y la parte inferior de la ionosfera situada a unos 100 km por encima de nosotros. Ese campo posee una resonancia (de ahí el nombre de resonancia Schumann) más o menos constante del orden de 7,83 pulsaciones por segundo. Funciona como si fuera un marcapasos, responsable del equilibrio de la biosfera, condición común de todas las formas de vida. 

También se ha comprobado que todos los vertebrados y nuestro cerebro están dotados de esa misma frecuencia de 7,83 hercios. Empíricamente se ha constatado que no podemos ser saludables fuera de esta frecuencia biológica natural. Siempre que los astronautas, en razón de los viajes espaciales, quedaban fuera de la resonancia Schumann, se enfermaban. Pero sometidos a la acción de un "simulador Schumann" recuperaban el equilibrio y la salud.

Por miles de años el palpitar del corazón de la Tierra ha tenido esta frecuencia de pulsaciones y la vida se desarrollaba en relativo equilibrio ecológico. Sucede, sin embargo, que a partir de los años 80 y de forma más acentuada a partir de los años 90 la frecuencia se elevó de 7,83 a 11 y a 13 hercios. El corazón de la Tierra se disparó y de manera coincidente se hicieron sentir desequilibrios ecológicos: perturbaciones climáticas, mayor actividad de los volcanes, crecimiento de tensiones y conflictos en el mundo y aumento general de comportamientos desviantes en las personas, entre otros. Debido a la aceleración general, la jornada de 24 horas es, en realidad, solamente de 16 horas. Por lo tanto, la percepción de que todo está pasando demasiado rápido no es ilusoria, tendría una base real en este trastorno de la resonancia Schumann.

Gaia, ese superorganismo vivo que es nuestra Madre Tierra, debe de estar buscando formas de recuperar su equilibrio natural. Y lo conseguirá, pero no sabemos a qué precio, que será pagado por la biosfera y por los seres humanos. Aquí se abre un espacio para que grupos exotéricos y otros futuristas proyecten escenarios, ya dramáticos, con catástrofes terribles, ya esperanzadores como la irrupción de la cuarta dimensión mediante la cual todos seremos más intuitivos, más espirituales y más sintonizados con el biorritmo de la Tierra.

No pretendo reforzar este tipo de lectura. Solamente enfatizo la tesis recurrente entre grandes cosmólogos y biólogos de que la Tierra es, efectivamente, un superorganismo vivo, de que Tierra y humanidad formamos una única entidad, como los astronautas declaran desde sus naves espaciales. 

Nosotros, seres humanos, somos Tierra que siente, piensa, ama y venera. Y por serlo, poseemos la misma naturaleza bioeléctrica y estamos envueltos por las mismas ondas resonantes Schumann. Si queremos que la Tierra reencuentre su equilibrio debemos comenzar por nosotros mismos: hacer todo sin estrés, con más serenidad, con más amor que es una energía esencialmente armonizadora. Para eso tenemos que tener el valor de ser anticultura dominante que nos obliga a ser cada vez más competitivos y efectivos. Precisamos respirar juntos con la Tierra para conspirar con ella por la paz.

Texto de la web de LEONARDO BOFF 

Compartido por nuestra amiga de la Sangha Victoria Gómez.

OCHO SEMANAS DE MEDITACIÓN CAMBIAN EL CEREBRO.


Las áreas de materia gris relacionadas con la memoria, la empatía y el estrés se transforman de forma considerable


No lo dice un grupo «new age», ni unos amantes de la pseudociencia o de la falsa espiritualidad, sino un equipo de psiquiatras liderado por el Hospital General de Massachusetts, que ha realizado el primer estudio que documenta cómo ejercitar la meditación puede afectar al cerebro. Según sus conclusiones, publicadas en Psychiatry Research, la práctica de un programa de meditación durante ocho semanas puede provocar considerables cambios en las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la autoconciencia, la empatía y el estrés. Es decir, que algo considerado espiritual, nos transforma físicamente y puede mejorar nuestro bienestar y nuestra salud.

«Aunque la práctica de la meditación está asociada a una sensación de tranquilidad y relajación física, los médicos han afirmado durante mucho tiempo que la meditación también proporciona beneficios cognitivos y psicológicos que persisten durante todo el día», explica la psiquiatra Sara Lazar, autora principal del estudio. «La nueva investigación demuestra que los cambios en la estructura del cerebro pueden estar detrás de esos beneficios demostrados, y que la gente no se siente mejor solo porque se han relajado», apunta.

Lazar ya había realizado estudios previos en los que había encontrado diferencias estructurales entre los cerebros de los profesionales de la meditación, con experiencia en este tipo de prácticas, y los individuos sin antecedentes, como, por ejemplo, un mayor grosor de la corteza cerebral en áreas asociadas con la atención y la integración emocional. Pero entonces la investigadora no pudo confirmar si este proceso había sido fruto de, simplemente, haber pasado unos ratos de reflexión.

Conciencia sin prejuicios
Para el estudio actual, los científicos tomaron imágenes por resonancia magnética de la estructura cerebral de 16 voluntarios dos semanas antes y después de realizar un curso de meditación de ocho semanas, un programa para reducir el estrés coordinado por la Universidad de Massachusetts. Además de las reuniones semanales, que incluían la práctica de la meditación consciente, que se centra en la conciencia sin prejuicios de sensaciones y sentimientos, los voluntarios recibieron unas grabaciones de audio para seguir con sus cavilaciones en casa.
Los participantes en el grupo de meditación pasaron 27 minutos cada día practicando estos ejercicios. Sus respuestas a un cuestionario médico señalaban mejoras significativas en comparación con las respuestas antes del curso. El análisis de las imágenes por resonancia magnética encontró un incremento de la densidad de materia gris en el hipocampo, una zona del cerebro importante para el aprendizaje y la memoria, y en estructuras asociadas a la autoconciencia, la compasión y la introspección. Además, se descubrió una disminución de la materia gris en la amígdala cerebral, un conjunto de núcleos de neuronas localizadas en la profundidad de los lóbulos temporales, lo que está relacionado con una disminución el estrés. Ninguno de estos cambios fueron observados en el grupo de control formado por otros voluntarios, lo que demuestra que no fueron resultado solo del paso del tiempo.
«Es fascinante ver la plasticidad del cerebro y cómo, mediante la práctica de la meditación, podemos jugar un papel activo en el cambio del cerebro y puede aumentar nuestro bienestar y calidad de vida», dice Britta Hölzel, autora principal del estudio. El hallazgo abre las puertas a nuevas terapias para pacientes que sufren problemas graves de estrés, como los que soportan un agudo estrés post-traumático tras una mala experiencia.

Artículo publicado en el Diario Digital ABC.es

TODO SE HACE SOLO.


"La dicha no se encuentra con esfuerzo y voluntad
Si no con tranquilidad y abandono.
No te inquietes .no hay nada que hacer.
Lo que emerge en el espíritu no tiene ninguna importancia,
Ya que no tiene ninguna realidad.
No te apegues a ello. No te juzgues.
Deja que el juego se juegue solo: elevarse y caer.
Sin cambiar nada,
Todo se desvanece y comienza de nuevo sin cesar.
La búsqueda de la dicha es lo que nos impide verlo.
Es como un arcoíris que se persigue y nunca se atrapa,
Porque no existe, porque siempre ha estado ahí
Y te acompaña en cada instante.
No creas en la realidad de las experiencias buenas o malas,
Son como el arcoíris
Y uno se agota en vano queriendo asir lo inasible.
Pero en cuanto sueltas la presa, allí está el espacio,
Abierto, hospitalario, confortable.
Por tanto aprovéchate, desde ya, todo es tuyo.
No busques más…
No quieras buscar en la jungla inescrutable
El elefante que ya esta tranquilamente en casa.
No hacer nada. No forzar nada. No querer nada
Y TODO SE HACE SOLO."


Texto de Kalu Rimpoché.
Compartido por Loli García, de la Sangha de Almansa.

CEPILLARSE LOS DIENTES


He aquí un reto para ti. Vas a estar uno o dos minutos lavándote los dientes. ¿Cómo hacer para disfrutar de la verdadera felicidad durante ese breve período de tiempo? No te apresures. No intentes llevar a cabo la acción tan rápido como sea posible y acabarla cuanto antes. Concentra toda tu atención en el cepillado.
Cuentas con tiempo para cepillarte los dientes. Tienes el cepillo, la pasta y los dientes que debes cepillar. Yo tengo ochenta y cuatro años y cada vez que me cepillo soy feliz (ya sabes, a mi edad, tener tantos dientes que cepillar es algo maravilloso!) Así pues, el reto consiste en cepillarse los dientes de modo que disfrutes de la tranquilidad y la felicidad durante el minuto o dos que dura la operación. Si puedes hacerlo, habrás tenido éxito; estás meditando junto en ese instante.

He aquí un poema en el que te puedes recrear mientras te lavas los dientes:


Al lavarme los dientes y enjuagarme la boca,
me comprometo a hablar con pureza y ternura.
Cuando mi boca desprende el aroma de las palabras correctas,
una flor se abre en el jardín de mi corazón.

Estos versos están pensados para ayudarnos a centrar nuestra atención en lo que sucede en el instatne presente. Pero no quedamos atrapados en el recitado de los versos; si la concentración y la plena conciencia están en nosotros, si sabemos cómo sumergirnos con tranquilidad en el instante presente, puede que no tengamos que recurrir a ellos para ser felices.


Extracto del libro de Thich Nhat Hanh:

La paz está en tu interior, Practicas diarias de mindfulness. 
Ediciones Oniro. Biblioteca Thich Nhat Hanh.