"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

ESE VIEJO, CONOCIDO Y EMBARRADO ESTANQUE.


     A veces es dificil dejar nuestro doloroso pasado atrás para vivir libremente y a gusto entre las maravillas de la vida presente. La luna y las estrellas brillan espléndidas, las montañas y los ríos son deliciosos, las cuatro estaciones se nos revelan por turnos; pero algunas veces no podemos estar en contacto con todo esto. Nos sentimos más cómodos en el sótano de los recuerdos dolorosos.
     
     La liberación significa, ante todo, romper con la prisión de nuestro pasado. Hemos de reunir el valor necesario para alejarnos de la rutina de nuestras viejas y conocidas costumbres y comodidades. Esas cosas no nos aportan verdadera felicidad, pero nos hemos acostumbrado a ellas hasta tal punto que pensamos que somos incapaces de abandonarlas. ¿Por qué siempre hemos de volver a nadar en el mismo viejo estanque, aunque esté embarrado, simplemente porque es "nuesto"? ¿Por qué privarnos del lago cristalino, del refrescante mar azul con una playa que se extiende hacia un nuevo horizonte? Las alergrías de la vida no son menos "nuestras"! Hemos de practicar la atención plena para no dejarnos arrastrar hacia el pasado, atrapados en el limoso y viejo estanque de dolor, la nostalgia y el arrepentimiento.

    Sabemos que la mente puede presentar esa tendencia de paloma mensajera a regresar siempre a las viejas y conocidas trampas del dolor y la tristeza. La plena consciencia (el reconocimiento) nos ayuda a suprimir la costumbre de rememorar el pasado de forma constante. Debes decirte a ti mismo: "No, no quiero volver a eso. No quiero seguir arrullándome en la melancolía con esas viejas canciones". En cuanto encendemos la lámpara de la atención plena correcta, la atención plena incorrecta se retira. Al encender la luz, la oscuridad se disipa.

     La meditación incluye el cultivo de la consciencia de formaciones mentales como la ansiedad, la tristeza, el auto-compadecimiento, el resentimiento, etc. Si reconocemos y acogemos esas formaciones mentales cuando se presentan, ya no podrán arrastrarnos con ellas. Desaparecerán, algo más débiles que antes, y volverán a su estado original de semillas o imágenes en la "conciencia almacén".

Extracto del libro:  La paz esta en tu interior. Thich Nhat Hanh. Ed. Oniro. Biblioteca TNH