"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

MEDITACIÓN CAMINANDO DOMINGO 6 DE DICIEMBRE



















Con motivo de la Cumbre del Clima y los conflictos armados en el mundo, os invitamos a una meditación caminando por la Paz y por la Tierra.


La meditación será el domingo 6 de diciembre a partir de las 11h. El lugar de encuentro serán las fuentes del Palau de la Música en el antiguo cauce del Río Turia.  Terminaremos el camino con una meditación sentada y un compartir. Tal vez queráis llevar un pañuelo o esterilla para sentaros. 

Citamos un extracto de la carta de Thay Phap Dung de la comunidad budista de Plum Village (http://plumvillage.org/news/call-to-action-peoples-climate-prayer) que ha inspirado esta meditación: 

“En apoyo de la Cumbre del Clima de Paris (COP21) y en solidaridad con el Colectivo Budista sobre el Cambio climático global (http://gbccc.org/),la sangha One Earth-Una Tierra (http://www.oneearthsangha.org/), la sangha Plum Village Earth Holder (http://earthholdinghereandnow.org) y comunidades espirituales de todo el mundo, os invitamos a participar de esta meditación por la Tierra y por la Paz. 
Cuando meditamos y caminamos juntos con plena consciencia, ampliamos el poder de nuestra conciencia, concentración y compasión. Esta potente energía de concienciación colectiva se hará sentir en todo el mundo. Tiene el poder de restablecer el equilibrio de la Tierra y de restaurar la armonía, ya que nosotros no somos otra cosa más que la propia Madre Tierra. Nuestras acciones conducirán a una profunda visión colectiva, a un despertar colectivo y a un cambio colectivo. 
No sabemos cuál será el resultado de la cumbre. Pero nosotros determinamos nuestro futuro por la forma en la que vivimos el momento presente y por la forma en que vivimos cada momento de cada día. Nuestra conciencia y compasión, nuestro amor por la Tierra se extenderán mucho más allá de la cumbre de este mes.” 

"SI TE ENCUENTRAS A BUDA, MÁTALO"


Uno de los propósitos de los maestros zen en sus enseñanzas es la liberación de la cárcel de los conocimientos y prejuicios. Estamos apegados a nuestras costumbres y prejuicios; el lenguaje del zen debe ser capaz de liberarnos. En el budismo el saber constituye el mayor obstáculo para el despertar. A este obstáculo se le llama obstáculo de conocimiento y se trata de los conocimientos basados en conceptos. Si estamos dominados por esos conocimientos no tendremos la posibilidad de ir más allá y realizar en nosotros el despertar. El Sutra de las Cien Parábolas cuenta la historia de un joven viudo que vivía con su hijo de cinco años. Un día al volver a su casa la encontró incenciada; había perdido a su hijo. Cerca de la casa quemada estaba el cadaver carbonizado de un niño que él creyo que era el suyo; y en ese estado de animo lloró a su hijo y preparó la cremación de los restos según los ritos de la India. 

Guardó las cenizas en un saquito que llevaba siempre consigo, noche y día, en el trabajo y en el descanso. Pero resultó que su hijo no había muerto carbonizado, sino que lo habían secuestrado unos forajidos. Un día el niño se escapó y volvió a casa de su padre. llegó a medianoche, cuando su padre iba a acostarse, llevando siempre consigo el famoso saquiro. Llamó a la puerta. "¿Quién es?", preguntó el padre. "Soy tu hijo". "Mentira, mi hijo murió hace tres meses". Y se empeñó en no abrir. Al fin, el niño tuvo que irse y el pobre padre perdió para siempre a su hijo tan querido...


Esta parábola nos enseña que cuando se ha admitido determinada como verdad absoluta y nos hemos aferrado a ella, ya no se acepta abrir la puerta aunque la verdad misma venga a llamar. El practicante del zen debe ejercitarse para poder liberarse de su apego a los conocimientos y abrir la puerta de su ser para que pueda entrar la verdad. Su maestro debe ayudarle también en esos esfuerzos. El maestro zen Lin-Tchi dijo una vez: "Si te encuentras a Buda, mátalo; si te encuentras al patriarca, mátalo". 

Para quien sólo tiene devoción esta declaración es terrible porque lo trastoca todo. Pero su efecto depende de la mentalidad y de las capacidades de quien la escucha. Si la mente es fuerte, tendrá capacidad para liberarse verdaderamente de toda autoridad, sea cual fuere, y cumplir en sí la última verdad. La verdad es la propia realidad, no los conceptos. Si nos aferramos a los conceptos y los consideramos la realidad, perderemos la realidad. Por eso hay que "matar" los conceptos para que la realidad pueda realizarse y revelarse. Matar al Buda es sin duda el único medio apara ver a Buda. El concepto que nos hayamos formado de Buda impide ver al propio Buda.

Las Claves del Zen. Thich Nhat Hanh. Ed. Neo Person


19 DE ABRIL: MEDITACIÓN CAMINANDO Y COMIDA CONSCIENTE

EL PRÓXIMO DOMINGO 19 DE ABRIL

Desde la Sangha de Thich Nhat Hanh en Valencia, te invitamos el próximo 19 de Abril a una meditación caminando y una comida consciente en los Jardines del Real, también conocidos como Los Viveros.

MEDITACIÓN CAMINANDO:

Cada paso puede convertirse en un Regalo, nos regresa a la Vida que existe más allá de nuestros pensamientos y preocupaciones. Más allá del pasado y del futuro encontramos el Momento Presente.
Y este momento, suele ser un momento Maravilloso.

Antes de empezar ofreceremos algunas pistas de cómo caminar conscientemente y pararemos en determinados momentos para sentir la tierra bajo nuestros pies, contemplar los alrededores y escuchar algún sonido de una pequeña campana zen.

COMIDA CONSCIENTE:

Comer consciente, en silencio es una oportunidad de saborear todo el universo de texturas y colores que encontramos en cada bocado. Desarrollando gratitud por todo lo que ha sido posible para que esta comida esté en este momento alimentándonos.

DOS OPCIONES:

1.- Trae tu propia comida vegetariana.
2.- Reserva tu comida vegetariana preparada con cariño y consciencia por la Sangha de Comer Con Consciencia en el teléfono: 606301788.
_ Aportación sugerida: 5 Euros.
_ Plazo máximo para reservar el 15 de Abril.

_ ¿Cuando?

MEDITACIÓN CAMINANDO de 11:00 a 13:00
COMIDA CONSCIENTE DE 13.30 A 16.30.

_ ¿Dónde?

Jardines del Real (Viveros) Entrada principal en la calle San Pio V

Esperamos verte por el jardín!

Un saludo!

LA PRÁCTICA DEL SOLTAR

Puedes alcanzar la felicidad soltando…, soltando incluso tus ideas sobre la felicidad. Quizás creas que para ser feliz debes cumplir determinados requisitos, pero, si observas profundamente, descubrirás que son precisamente esas mismas nociones las que te impiden alcanzar la felicidad y acaban haciéndote sufrir.

 Un buen día, el Buda estaba sentado en el bosque con algunos monjes. Acababan de comer y, cuando estaban a punto de empezar una charla sobre el Dharma (enseñanzas), se les acercó un pastor preguntándoles: “¿Habéis visto, venerables monjes pasar por aquí a mis vacas? Tengo doce vacas y todas ellas se han escapado. Este año, una plaga de insectos ha devorado el par de hectáreas de sésamo que tengo plantadas. No puedo seguir viviendo así. Creo que voy a suicidarme.” Sintiendo una gran compasión hacia ese hombre, el Buda dijo entonces: “Lo siento, amigo mío, pero no hemos visto pasar por aquí a tus vacas.” 

Y cuando el pastor se alejaba, añadió dirigiéndose a sus monjes: “¿Sabéis monjes, porque sois felices? Porque no tenéis vacas que perder.” Quisiera deciros, amigos míos, que si tuvieseis vacas, os identificaríais con ellas. Creéis que las vacas son esenciales para vuestra felicidad, pero apenas practicáis profundamente, os dais cuenta de que son esas mismas vacas las que os hacen infelices. El secreto de la felicidad consiste en aprender a soltar vuestras vacas.

Te aseguro que, cuando sueltes a tus vacas (sean éstas lo que fueren), experimentarás la felicidad, porque la felicidad deriva de la libertad. El Buda enseñó que la alegría y el placer se basan en la entrega, en aprender a soltar. “Soltar” es una práctica muy poderosa. ¿Has aprendido ya a soltar? Porque lo cierto es que, mientras permanezcas aferrado a algo, seguirás sufriendo.

Debes tener el valor de ejercitar el soltar. Debes desarrollar un nuevo hábito, el hábito de realizar la libertad. Debes reconocer cuáles son tus vacas y ver en ellas las cadenas que te esclavizan. Debes aprender, como hicieron el Buda y sus monjes , a soltar tus vacas. Es la energía de la atención plena la que te ayuda a identificar tus vacas y a llamarlas por su verdadero nombre.

Sonríe, relájate.

No dudes, cuando una idea te haga sufrir, en desembarazarte de ella…, incluso (o quizás especialmente) cuando se trate de una idea relativa a tu propia felicidad. Cada nación y hasta cada persona tiene una visión diferente de la felicidad. Hay países en los que la gente cree que para alcanzar la felicidad es necesario asumir una determinada ideología. Quieren que todo el mundo corrobore su visión de la felicidad y no dudan en encarcelar o desterrar a quienes disientan a campos de trabajo. Resulta paradójico que, en nombre de  una determinada idea de la felicidad, se generen cincuenta o sesenta años de sufrimiento.
Uno también puede acabar preso de su idea de felicidad. Aunque son muchos los caminos que conducen a la felicidad, hay quienes sólo creen en uno. Y no creen siquiera en tal caso, en la posibilidad de otros caminos porque consideran que el suyo es el único que conduce a la felicidad. De ese modo, sin embargo, acaban encerrándose en un camino y negando el acceso a miles de otros.
Debes ser libre para experimentar la felicidad que aparece sin necesidad siquiera de buscarla. La felicidad brota de la libertad. Mira la luna. Observa cómo se desplaza libremente por el cielo y date cuenta de la belleza y felicidad que de ella se derivan. Estoy convencido de que, en ausencia de libertad la felicidad resulta imposible. Si eres una mujer o un hombre libre, disfrutarás de la felicidad, pero si eres un esclavo, aunque sólo seas esclavo de una idea, te resultará muy difícil alcanzar la felicidad. Por ello debes cultivar la libertad, incluida, claro está, la libertad de tus ideas y tus creencias. No es fácil renunciar a nuestras ideas y menos fácil es abandonarlas.
El conflicto y el sufrimiento se derivan con excesiva frecuencia, de nuestra negativa a abandonar los conceptos y las ideas que tenemos de las cosas. Esto es algo que ocurre de continuo en la relación entre padres e hijos o entre los miembros de una pareja. Es muy importante aprender a abandonar las ideas que tenemos de las cosas. El ejercicio de soltar fortalece la libertad. Son muchos los casos en los que, si prestamos atención, acabamos descubriendo que nuestro sufrimiento se asienta en la identificación con un concepto. ¿Somos lo suficientemente inteligentes como para renunciar a esa idea?


Me sosiego y suelto.

Y, después de soltar, la victoria es mía.
Sonrío. Soy libre.

El Dharma del Buda es radical. Incluye medidas radicales para sanar y transformar la situación presente. Las personas se hacen monjas o monjes cuando se dan cuenta de lo preciosa que es la libertad. El Buda no necesitó cuenta corriente ni hogar. En su época, las posesiones de los monjes y las monjas se limitaban a la ropa con la que se vestían y el cuenco con el que recogían limosnas. La libertad es extraordinariamente importante. No debemos sacrificarla por nada, porque en su ausencia, la felicidad es imposible.



Extracto del libro: 
ESTÁS AQUÍ. La magia del momento presente. Thich Nhat Hanh. Ed. Kairós.


LA SOLEDAD




El Buda siempre estaba rodeado de miles de monjes. Pero por más que caminara, se sentara y comiese entre monjes y monjas, siempre moraba en el silencio.
Hay un texto budista que se llama Sutra del conocimiento de la mejor forma de vivir solo, en él se expone que vivir solo no significa estar físicamente separado de los demás y sin nadie a nuestro alrededor. Vivir solo significa estar firmemente asentado en el aquí y el ahora, consciente de todo lo que ocurre en el presente. Entonces utilizas la plena consciencia para darte cuenta de cada sentimiento, de cada percepción tanto de ti como de lo que te rodea, y jamás dejas de estar contigo mismo. Esta es la forma ideal de vivir una vida en soledad. Esa es la definición que el Buda dio de la práctica de la soledad: no estar atrapado en el pasado, no estar preocupado por el futuro y no verse arrastrado por la multitud, sino estar siempre aquí, cuerpo y mente unidos, consciente de lo que ocurre en el momento presente. 
Sin esta capacidad de estar solos seríamos cada vez más pobres. No tendríamos en tal caso, suficiente alimento para nosotros ni gran cosa tampoco que ofrecer a los demás. Aprender a vivir en soledad es muy importante. Dedica un rato cada día a estar físicamente solo, porque entonces te resultará más fácil mirar profundamente en tu interior y nutrirte. 

La soledad no consiste en estar solo en la cima de una montaña o en una cabaña escondida en lo más profundo del bosque. Tampoco tiene que ver con alejarte de la civilización. La verdadera soledad se asienta en un corazón estable que no se ve arrastrado por las multitudes, los infortunios pasados, la preocupación por el futuro o la inseguridad por el presente. La verdadera  soledad consiste en estar siempre atentos y no perdernos. Tomar refugio en la respiración atenta y volver al presente es tomar refugio en una isla hermosa y serena que hay en el interior de cada uno de nosotros. 
Pero ello no implica que sea imposible, mientras estamos rodeados de una multitud, practicar estando a solas y descansar profundamente. Tales cosas son posibles. Siempre puedes, por más que te halles en medio de la plaza del mercado, estar solo y no verte arrastrado por la multitud. Siempre puedes, aun en tales casos estar contigo. Y por más que estés en medio de una discusión grupal o de una emoción colectiva, todavía sigues estando contigo. Aun en tales casos puedes permanecer estable y seguro en tu isla.

Extracto del libro: 
Felicidad, prácticas esenciales de mindfulness. Thich Nhat Hanh Ed. KAIROS.