"La mente es cómo un artista, capaz de pintar los mundos. Todo lo percibido surge del mismo funcionamiento de la mente. No hay nada que no surja de ella. Si la gente comprende cómo funciona la mente creando y pintando toda esa clase de mundos, será capaz de percibir a Buda y comprender su verdadera naturaleza."
Avatamsaka Sutra.

LOS 5 ENTRENAMIENTOS



Los Cinco Entrenamientos de la Plena Consciencia representan la visión Budista para una espiritualidad y una ética globales.  Son una expresión concreta de las enseñanzas del Buda sobre Las Cuatro Nobles Verdades y el Noble Sendero Óctuple, el camino de la comprensión correcta y el verdadero amor, que nos lleva en la dirección de la transformación, la sanación y la felicidad para nosotros mismos y para el mundo. 

Practicar los Cinco Entrenamientos de la Plena Consciencia es cultivar la visión profunda de Interser, la realización a un nivel profundo de la conexión entre todo lo que existe en el universo y que hace desaparecer toda discriminación, tolerancia, ira, avidez, miedo y desesperanza.

Si vivimos observando y practicando los Cinco Entrenamientos de la Plena Consciencia, ya estamos en el camino de un Bodhisattva. Sabiendo que estamos en ese camino, no nos perdemos en la confusión sobre nuestra vida en el presente o en preocupaciones sobre el futuro.


1.    Reverencia por la Vida

Consciente del sufrimiento causado por la destrucción de la vida, me comprometo a cultivar la visión profunda de interser y compasión, aprendiendo formas de proteger la vida de personas, animales, plantas y minerales. Tomo la determinación de no matar, no dejar que otros maten, y no apoyar ningún acto de muerte en el mundo a través de mi pensamiento o mi forma de vida. 

Observando que las acciones dañinas nacen de la ira, el miedo, la avidez y la intolerancia; que a su vez provienen de un pensamiento dualista y discriminatorio, cultivaré apertura, no discriminación, y no-apego a mis puntos de vista para poder transformar la violencia, el fanatismo en mí mismo y en el mundo.

2.    Felicidad Verdadera

Consciente del sufrimiento causado por la explotación, la injusticia social, el robo y la opresión. Me comprometo a practicar la generosidad en mi pensamiento, en mi habla y en mis actos. Tomo la determinación de no robar y no poseer nada que debería pertenecer a otros; y compartiré mi tiempo, energía, y recursos materiales con aquellos que estén necesitados. 

Practicaré observando profundamente la realidad para ver que la felicidad y el sufrimiento de los otros no son algo separado de mi propia felicidad y sufrimiento; que la felicidad verdadera no es posible sin comprensión y compasión; y que perseguir la riqueza, la fama, el poder y los placeres sensuales pueden ocasionar mucho sufrimiento y desesperanza. 

Soy consciente de que la felicidad depende de mi actitud mental y no tanto de condiciones externas, y que puedo vivir felizmente en el momento presente con el simple hecho de recordar que ya tengo condiciones más que suficientes para ser feliz. Me comprometo a practicar un sustento correcto para poder ayudar a reducir el sufrimiento de los seres vivos en la Tierra y dar marcha atrás al proceso del calentamiento global.


3.    Amor Verdadero

Consciente del sufrimiento causado por una conducta sexual inapropiada, me comprometo a cultivar la responsabilidad y aprender formas de proteger la seguridad y la integridad de individuos, parejas, familias y sociedad. Sabiendo que el deseo sexual no es amor y que la actividad sexual motivada por avidez me perjudica tanto a mí cómo a otros, tomo la determinación de no involucrarme en relaciones sexuales sin amor verdadero y un profundo compromiso a largo plazo, haciéndolo saber a mi familia y amigos. 

Haré todo lo posible por proteger a los niños de abusos sexuales y prevenir que familias y parejas se rompan por una conducta sexual inapropiada. Observando que cuerpo y mente son uno, me comprometo a aprender formas apropiadas de estar atento y cuidar de mi energía sexual, así como cultivar amabilidad, cariño, compasión, alegría e inclusividad – que son los cuatro elementos básicos para el amor verdadero – para mayor felicidad en mí y en otros. Al practicar amor verdadero, puedo ver que tendré una bella continuación en el futuro.

4.    Habla Amable y Escucha Profunda.

Consciente del sufrimiento causado por un habla inconsciente y la inhabilidad de escuchar a los otros, me comprometo a cultivar el habla amable y compasiva para aliviar el sufrimiento y promover la reconciliación y la paz en mí mismo y entre otras personas, grupos étnicos, grupos religiosos, y naciones. 

Sabiendo que las palabras pueden crear felicidad o sufrimiento. Me comprometo a hablar de una forma sincera usando palabras que inspiren confianza, alegría y esperanza. Cuando la ira se manifieste en mi, tomo la determinación de no hablar. Practicaré la respiración consciente y el  caminar consciente para reconocer y observar profundamente mi ira. Sé que las raíces de la ira pueden encontrarse en mis percepciones erróneas y falta de comprensión del sufrimiento en mí mismo y en el otro. 

Hablaré y escucharé de forma que pueda ayudarme a mí mismo y a la otra persona a transformar el sufrimiento y ver un camino de salida a las situaciones difíciles. Tomo la determinación de no difundir noticias de las que no estoy seguro y no pronunciar palabras que puedan causar división o discordia. Practicaré la diligencia correcta para nutrir mi capacidad de comprensión, amor, alegría e inclusividad, y gradualmente transformar la ira, la violencia y el miedo que reposan en lo profundo de mi consciencia.

5.    Alimento y sanación.

Consciente del sufrimiento causado por un consumo inconsciente, me comprometo a cultivar una buena salud, tanto física como mental, para mi mismo, mi familia y mi sociedad siendo consciente al comer, beber y consumir. 

Observaré profundamente cómo consumo los Cuatro Tipos de Alimentos: alimentos, impresiones sensoriales, voluntad, y consciencia. Tomo la determinación de no hacer apuestas, beber alcohol, tomar drogas o cualquier otro producto que contenga toxinas, cómo algunas páginas web, juegos electrónicos, programas de televisión, películas, revistas, libros y conversaciones. 

Volveré al momento presente para estar en contacto con los elementos refrescantes, sanadores y nutritivos que se encuentran tanto  dentro de mí cómo a mi alrededor, sin dejar que remordimientos o tristezas me arrastren al pasado y sin que la ansiedad, el miedos o la avidez me alejen del momento presente. Tomo la determinación de intentar no tapar la soledad, la ansiedad o cualquier otro sufrimiento, dejandome llevar por consumo. Contemplaré la naturaleza del interser y consumiré de tal forma que preserve la paz, la alegría, y el bienestar en mi cuerpo, mi consciencia y en el cuerpo y consciencia colectivos de mi familia, sociedad y del planeta Tierra.